El hombre que se hizo millonario arreglando iPhones

Hay una nueva e inesperada amenaza en teléfonos inteligentes para Apple. Su nombre es Justin Wetherill y repara iPhones a bajo costo.

Crece en Estados Unidos la cultura de reparar los teléfonos antes que comprar uno nuevo.

Bloomberg

Crece en Estados Unidos la cultura de reparar los teléfonos antes que comprar uno nuevo.

POR:
septiembre 06 de 2013 - 05:50 p.m.
2013-09-06

Wetherill, que tiene 26 años, representa a una floreciente industria de reparación de teléfonos móviles de 1.100 millones de dólares que extiende la vida de los iPhones y da a los consumidores un motivo menos para salir a comprar uno nuevo.

“Muchos preferirían que les sacaran un brazo y no el teléfono”, dijo Wetherill, que creó UBreakiFix Co. porque no podía encontrar un lugar donde reparar su iPhone descompuesto. “Si se puede reparar un teléfono por 100 dólares o menos, es mucho mejor que comprar uno nuevo”.

En vísperas del lanzamiento de nuevos iPhones previsto para el 10 de septiembre, reparadores como Wetherill plantean un desafío a Apple, que ya debe hacer frente a un cambio de la demanda de los consumidores hacia teléfonos más baratos, así como a la competencia que lidera Samsung Electronics Co. y que inunda el mercado de teléfonos inteligentes.

El impacto acumulativo ya es evidente. Apple vendió 31,2 millones de iPhones el trimestre pasado, un 17 por ciento menos que el trimestre anterior. Ante la ausencia de nuevos productos, las ganancias se han contraído en los dos últimos trimestres. La acción ha declinado alrededor de 6,5 por ciento en lo que va del año, en comparación con un aumento de 16 por ciento del índice Standard Poor’s 500, en parte debido al escepticismo de los inversores respecto de si Apple puede aumentar las ventas.

La compañía recibe poca ayuda de Wetherill, que empezó a reparar iPhones en el 2009 en un restaurante de Orlando, Florida, donde se enorgullecía de reparar una batería o una pantalla en menos tiempo de lo que tardaba la comida en llegar a la mesa.

En una ocasión revivió un iPhone que a un cocinero de McDonald’s Corp. se le había caído en una freidora. Para el 2012, dijo que era millonario y tenía 47 locales de reparaciones. Su objetivo es llegar a los 75 este año.

TEMA CULTURAL

“Cada vez hay menos diferencia entre un teléfono inteligente nuevo y uno de hace un par de años, de modo que la gente siente menos necesidad de actualizarse”, dijo Benedict Evans, un analista de Enders Analysis.

“A medida que crece la penetración, cada vez son más los propietarios de teléfonos inteligentes con ingresos más bajos, y no están dispuestos a gastar 200 dólares en el último aparato cada dos años”.

La industria de reparaciones de los Estados Unidos ha crecido un promedio de 11 por ciento anual desde 2007, según la firma de análisis IBISWorld Inc. Los locales de reparaciones son aun más comunes en países como China e India, mercados emergentes que resultan cruciales para el crecimiento de Apple y otras compañías fabricantes de teléfonos.

Decenas de locales de reparaciones salpican los mercados al aire libre en las grandes ciudades chinas, dijo Jan Chipchase, un investigador de Frog Design Inc., que ha estudiado su crecimiento.

Ahora esa cultura de reparación “se exporta a lugares como los Estados Unidos”, dijo Chipchase. “Extiende la vida útil de esos productos, su impacto medioambiental disminuye y, desde el punto de los consumidores, obtienen más de un producto en el que invirtieron mucho dinero”.
Bloomberg

Siga bajando para encontrar más contenido