Huawei y ZTE, en el centro del debate en EE. UU.

China insta al Congreso de EE. UU. a ‘abandonar esas prácticas’ contra las firmas de su país.

Sede de la multinacional Huawei en China. La Cámara de Estados Unidos la señala de ser una ‘amenaza’.

Archivo Portafolio.co

Sede de la multinacional Huawei en China. La Cámara de Estados Unidos la señala de ser una ‘amenaza’.

Internacional
POR:
octubre 09 de 2012 - 12:52 a.m.
2012-10-09

China instó al Congreso de EE. UU. a que abandone su postura contra las empresas de telecomunicaciones chinas Huawei y ZTE, consideradas por un comité de la Cámara de Representantes como una ‘amenaza’ para la seguridad del país.

En un borrador de su informe sobre ambas compañías, divulgado por la prensa de EE. UU., el Comité de Inteligencia de la Cámara indica que las dos principales firmas de telecomunicaciones chinas ofrecen oportunidades para el espionaje de China en Estados Unidos y recomienda que Washington evite el uso de los equipos fabricados por estas empresas.

“China espera que el Congreso estadounidense respete los hechos y abandone estas prácticas”, manifestó el portavoz chino del Ministerio de Exteriores, Hong Lei.

El portavoz chino defendió que tanto Huawei como ZTE han trabajado en el mercado estadounidense “de acuerdo a las reglas internacionales” y que sus inversiones han demostrado los beneficios que producen los lazos económicos entre ambas potencias. Por tanto, instó a la Cámara estadounidense a hacer “más cosas que beneficien la cooperación entre China y EE. UU., y no solo a su país”.

En un comunicado posterior de ZTE, la firma rechazó las acusaciones de EE. UU. y defendió que es una de las empresas “más independientes de China y transparente”, informa la agencia oficial Xinhua. ZTE instó a EE. UU. al citado comité de la Cámara a ampliar sus investigaciones al conjunto de la industria de las telecomunicaciones y no sólo centrarlas en las firmas chinas.

Por su parte, William Plummer, portavoz en Washington de Huawei, indicó en un mensaje que las sugerencias de que la empresa “es, de alguna forma, peculiarmente vulnerable a las actividades cibernéticas con mala intención (...) carecen de fundamento”.

UN MOMENTO DELICADO

La recomendación de la Cámara de Estados Unidos se produce en un momento sensible para ambas potencias, a menos de un mes de que China y EE. UU. vivan una transición política.

El 6 de noviembre próximo se celebrarán los comicios electorales en el país norteamericano y tan solo dos días después Pekín inaugurará el XVIII Congreso del Partido Comunista (PCCH), del que saldrán los líderes chinos del próximo decenio.