'Es improbable una salida limpia de Grecia del rescate'

El Eurogrupo, que aún está a la espera de poder cerrar la revisión actual del programa de ajuste acordado con Grecia, escuchará en su reunión del jueves de boca del ministro griego de Finanzas, Yannis Stournaras, qué pretende hacer el Gobierno de su país.

La parte europea del rescate griego vence a finales de año.

Archivo particular

La parte europea del rescate griego vence a finales de año.

Internacional
POR:
noviembre 03 de 2014 - 03:47 p.m.
2014-11-03

La eurozona considera "altamente improbable" que Grecia salga sin medidas de acompañamiento o una línea de crédito preventiva de su rescate cuando expire a finales de año la parte europea del programa, dijo este lunes un alto cargo de la zona de la moneda común.

"Hemos tenido una serie de sesiones preliminares sobre esto y parece que una salida completamente limpia es altamente improbable y que tendremos que explorar qué opciones hay", señaló la fuente.

Lo que sí está claro, agregó, es que cualquiera que sea la solución final, "ésta se dará en la forma de una relación contractual estructurada entre las instituciones de la eurozona y las autoridades griegas".

La parte europea del rescate griego vence a finales de año, mientras que el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) lo hace a finales del primer trimestre de 2016, de manera que la lógica manda que la eurozona tome una decisión "a principios de diciembre", en su última reunión del día 8 de ese mes, porque "los nuevos arreglos tendrían que ser aprobados por los parlamentos nacionales" antes del receso de Navidad, afirmó.

"Si uno mira la volatilidad en los mercados durante las últimas semanas, no hace falta ninguna explicación más sobre por qué una relación estructurada y contractual tiene sentido", indicó la fuente de la zona del euro.

La cuestión de si el FMI se quedaría fuera de cualquier programa de acompañamiento o línea de crédito preventiva es poco factible, agregó, porque la eurozona en cada programa de rescate ha insistido en que la institución financiera con sede en Washington participe, normalmente con un tercio de la financiación.

Una de las posibilidades es recurrir a la reserva de 11.400 millones de euros que siguen en el Fondo de Estabilidad Financiera del Estado Heleno (HFSF, por sus siglas en inglés) y que sirven de colchón para la recapitalización de la banca griega.

"Después de las pruebas de resistencia y la revisión de la calidad de los activos, está bastante claro que no hace falta un colchón muy, muy largo, en el HFSF por parte de los bancos para hacer frente a las necesidades de capital identificadas", señaló la fuente.

Las pruebas del Banco Central Europeo (BCE) dieron suspensos a tres de los cuatro bancos sistémicos de Grecia, pero solo dos, el National Bank of Greece y el Eurobank, arrojaron necesidades de capitalización, calculadas en casi 3.000 millones de euros. "Tienen que presentar los planes de recapitalización en un plazo de semanas.

Tienen que levantar el dinero en el mercado o si no fuera posible recurrir al Estado a través de las ayudas de Estado, es decir en este caso a través de la reserva", explicó.

"Quedan unos 11.000 millones de euros y las necesidades de capital son una fracción de eso. Yo diría que parte del colchón podría ser prolongado, mientras que la parte equivalente del dinero que no es necesario (...) podría integrarse en un programa (de acompañamiento) o línea de crédito preventiva", indicó la fuente.

Se trata de bonos canjeables que técnicamente volviesen al fondo de rescate de la eurozona, pero "en términos políticos ese dinero ya se puso a disposición de Grecia", explicó.

EFE

La eurozona considera "altamente improbable" que Grecia salga sin medidas de acompañamiento o una línea de crédito preventiva de su rescate cuando expire a finales de año la parte europea del programa, dijo este lunes un alto cargo de la zona de la moneda común.

"Hemos tenido una serie de sesiones preliminares sobre esto y parece que una salida completamente limpia es altamente improbable y que tendremos que explorar qué opciones hay", señaló la fuente.

Lo que sí está claro, agregó, es que cualquiera que sea la solución final, "ésta se dará en la forma de una relación contractual estructurada entre las instituciones de la eurozona y las autoridades griegas".

La parte europea del rescate griego vence a finales de año, mientras que el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI) lo hace a finales del primer trimestre de 2016, de manera que la lógica manda que la eurozona tome una decisión "a principios de diciembre", en su última reunión del día 8 de ese mes, porque "los nuevos arreglos tendrían que ser aprobados por los parlamentos nacionales" antes del receso de Navidad, afirmó.

"Si uno mira la volatilidad en los mercados durante las últimas semanas, no hace falta ninguna explicación más sobre por qué una relación estructurada y contractual tiene sentido", indicó la fuente de la zona del euro.

La cuestión de si el FMI se quedaría fuera de cualquier programa de acompañamiento o línea de crédito preventiva es poco factible, agregó, porque la eurozona en cada programa de rescate ha insistido en que la institución financiera con sede en Washington participe, normalmente con un tercio de la financiación.

Una de las posibilidades es recurrir a la reserva de 11.400 millones de euros que siguen en el Fondo de Estabilidad Financiera del Estado Heleno (HFSF, por sus siglas en inglés) y que sirven de colchón para la recapitalización de la banca griega.

"Después de las pruebas de resistencia y la revisión de la calidad de los activos, está bastante claro que no hace falta un colchón muy, muy largo, en el HFSF por parte de los bancos para hacer frente a las necesidades de capital identificadas", señaló la fuente.

Las pruebas del Banco Central Europeo (BCE) dieron suspensos a tres de los cuatro bancos sistémicos de Grecia, pero solo dos, el National Bank of Greece y el Eurobank, arrojaron necesidades de capitalización, calculadas en casi 3.000 millones de euros. "Tienen que presentar los planes de recapitalización en un plazo de semanas.

Tienen que levantar el dinero en el mercado o si no fuera posible recurrir al Estado a través de las ayudas de Estado, es decir en este caso a través de la reserva", explicó.

"Quedan unos 11.000 millones de euros y las necesidades de capital son una fracción de eso. Yo diría que parte del colchón podría ser prolongado, mientras que la parte equivalente del dinero que no es necesario (...) podría integrarse en un programa (de acompañamiento) o línea de crédito preventiva", indicó la fuente.

Se trata de bonos canjeables que técnicamente volviesen al fondo de rescate de la eurozona, pero "en términos políticos ese dinero ya se puso a disposición de Grecia", explicó.

EFE