'Inmigración colombiana está poniendo al límite a Venezuela'

A petición del presidente venezolano, las cancilleres de Colombia y Venezuela se reunirán el 14 de septiembre para evaluar la situación de contrabando y delincuencia en la zona limítrofe.

La denuncia de Maduro se produce en momentos en que su país enfrenta un desabastecimiento de al menos dos tercios de los product

Arturo Peñaloza

La denuncia de Maduro se produce en momentos en que su país enfrenta un desabastecimiento de al menos dos tercios de los product

Internacional
POR:
agosto 20 de 2015 - 11:45 a.m.
2015-08-20

Tras el cierre de la frontera por 72 horas iniciado este jueves, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que su gobierno estudia la aplicación de un nuevo marco jurídico en la frontera con Colombia para hacer frente a los problemas de contrabando y paramilitarismo.

La sorpresiva medida de cierre fronterizo fue tomada el miércoles en la noche, luego de presentarse un incidente entre militares venezolanos y supuestos contrabandistas en San Antonio del Táchira, zona limítrofe con Cúcuta, en Norte de Santander. Según las autoridades locales, tres soldados y un civil resultaron heridos, al ser atacados, durante un operativo en el venezolano barrio Simón Bolívar, en San Antonio.

Como respuesta al suceso, el gobernador del estado venezolano del Táchira, José Gregorio Vielma Mora, informó a la prensa de su país que en la madrugada de ayer jueves se desplegó el llamado ‘ Operativo para la Liberación y Protección al pueblo’ (OLP) en la frontera colombovenezolana, para capturar a seis de las personas implicadas en el presunto atentado.

Vielma explicó que “la emboscada se originó a las 4 y media de la tarde, cuando efectivos de seguridad y un conductor civil fueron atacados en el momento que se disponían a dar captura de unos contrabandistas que tenían mercancía para enviar a Colombia”.

A su juicio, “esto fue una emboscada de aniquilamiento, todos los que estaban allí usaban armas largas y atacaron por la espalda, fue una actividad vil y salvaje”.

En alocución en cadena de radio y televisión, el presidente Maduro dijo que se aplicaría la OLP, “casa por casa” y pidió a sus colaboradores inmediatos recomendaciones para aplicar “un nuevo marco jurídico en la frontera”, aunque no dio detalles de los alcances del mismo.

Maduro pidió además al gobierno de Colombia una reunión urgente de cancillerías, la cual fue fijada ayer mismo para realizarse el 14 de septiembre próximo.

AL LÍMITE

Maduro aseguró que su país está llegando “al límite” para poder soportar la inmigración masiva de colombianos, que, según dijo, “solo es comparable” al éxodo de africanos y asiáticos hacia Europa, reportó la agencia EFE.

En una intervención desde el Palacio de Miraflores, el Presidente señaló que mientras el año pasado accedieron 160.000 africanos al viejo continente, a Venezuela lo hicieron 144.000 colombianos, y solo desde enero hasta julio del 2015 más de 121.000 colombianos se han establecido en el país. Asimismo destacó que en los últimos nueve años más de 800.000 colombianos se han establecido legalmente en Venezuela, cantidad que “podría multiplicarse por dos” considerando a los que llegaron en ese periodo sin papeles, de forma ilegal. “Estamos llegando al punto límite para soportar esa emigración masiva”, subrayó e instó a la comunidad de 5.600.000 colombianos que se estima viven en Venezuela a “colaborar con la paz y la estabilidad” del país.

Según Maduro, “se trata de un pueblo que viene casi sin educación, sin un medio en el bolsillo, los pobres de la tierra huyendo de la violencia, de la guerra y de la miseria y buscando en la Venezuela socialista la protección de la seguridad social integral gratuita pública que tenemos”. Al insistir en que Venezuela se ha convertido en “un imán garantista de derechos sociales para el pueblo colombiano”, pidió “comprensión, no busco ofender a nadie con esta verdad”. Bajo ese alegato, Maduro solicitó el “apoyo internacional a las organizaciones de derechos humanos del mundo” para hacer un “plan humanitario especial” ante el éxodo migratorio.

Por su lado, la canciller colombiana, María Ángela Holguín, calificó como “una medida soberana de Venezuela el cierre de parte de la frontera que ambos países comparten. “El ataque por parte de estas mafias del contrabando tuvo una reacción inmediata de la Policía colombiana”, reveló Holguín, al confiar en que se logre la captura de los delincuentes. “La lucha contra el contrabando para nosotros es una prioridad”.

SAMPER CREE QUE SÍ HAY PARAMILITARES 

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Ernesto Samper, sugirió que “paramilitares colom- bianos” podrían estar detrás de un ataque a militares venezolanos en la frontera con Colombia. En contraste, el expresi- dente Álvaro Uribe definió como “un fracasado en apuros” al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, por cerrar la frontera común y por la crisis migratoria colom- biana. “Yo diría que no hay nada más peligroso que un fracasado en apuros como está Maduro”, dijo Uribe.

Caracas, San Antonio, Bogotá