¿Y al fin de quién es Internet?

Conforme crece su población de Internet y sus empresas se convierten en potencias mundiales, China ha comenzado a utilizar tácticas internas como la censura y cuentas de Twitter falsas para incidir en la opinión pública extranjera.

China creó cientos de cuentas falsas de Twitter para difundir rumores que disuadieran a la gente de sumarse a la marcha organiza

Archivo particular

China creó cientos de cuentas falsas de Twitter para difundir rumores que disuadieran a la gente de sumarse a la marcha organiza

Internacional
POR:
noviembre 21 de 2014 - 08:46 p.m.
2014-11-21

En junio, unos días antes del aniversario de la represión china en la Plaza Tiananmen, Patrick Poon publicó un video conmemorativo en su página Web de LinkedIn.

El investigador de Amnistía Internacional en Hong Kong enseguida recibió un mensaje que decía que su publicación estaba prohibida en China por lo que se había bloqueado su acceso al sitio... y por extensión a los usuarios de todo el mundo.

“Quedé anonadado”, dijo Poon. “No esperaba que una compañía de medios sociales extranjera enviara un mensaje como ese a sus clientes”.

“Ven esto como un juego de alcance mundial”, dijo David Bandurski, editor de The China Media Project de la Universidad de Hong Kong. “Ya no es sólo una cuestión de control interno e imagen internacional”.

China creó cientos de cuentas falsas de Twitter para difundir rumores que disuadieran a la gente de sumarse a la marcha organizada en Hong Kong para conmemorar el aniversario de Tiananmen, según Greatfire.org, que estudia la censura china en Internet.

Free Tibet, agrupación defensora con sede en Londres, en julio dijo haber hallado cien cuentas falsas que twiteaban ataques al Dalai Lama y alababan el gobierno chino sobre el territorio.

Las empresas chinas, que están obligadas por ley a censurar temas como Tiananmen y el grupo religioso Falun Gong en China, han sido acusadas de usar prácticas similares al expandirse a otros países.

CAMBIO DE POLÍTICA

LinkedIn Corp. ha cambiado de política desde la publicación de Poon, declaró Roger Pua, un portavoz. Ahora, el contenido que es censurado dentro de China puede verse fuera del país.

Eso es lo que ocurre actualmente con ese video. Aunque técnicamente es parte de China, Hong Kong tiene un gobierno distinto e históricamente no ha estado sometido a sus normas de censura.

LinkedIn, la mayor compañía estadounidense de medios sociales con actividad en China, lanzó un sitio de conexiones profesionales en idioma chino en febrero. Allí, los reguladores bloquean el acceso a otros sitios con base en Estados Unidos, incluidos los de Facebook Inc. y Twitter Inc.

El crecimiento de Internet plantea “nuevos desafíos a la soberanía, la seguridad y los intereses nacionales”, escribió el presidente Xi Jinping en una carta a los asistentes a la conferencia de Internet patrocinada por el gobierno que se desarrolló esta semana en Wuzhen.

Internet podría convertirse en una bóveda del tesoro o en una caja de Pandora, según cómo se la use, y gestionarla bien “es importante para la seguridad nacional y la estabilidad social”, habría dicho Xi, de acuerdo con las citas de sus declaraciones.

China no es el único país con censura online. Irán, Pakistán y Arabia Saudita son otros países donde Internet y los medios digitales “no son libres”, según una evaluación mundial llevada a cabo por el grupo de investigación Freedom House.

El servicio de mensajería WeChat de la empresa china Tencent Holdings Ltd., que funciona con restricciones en su país de origen, se está abriendo camino en mercados como India, Argentina y Brasil.

El año pasado, el blog de tecnología Tech in Asia dijo que WeChat bloqueaba las palabras sensibles de los usuarios en todo el mundo. Tencent respondió que el bloqueo había sido resultado de una “falla técnica”, informó el blog. Una portavoz de Tencent no respondió en forma inmediata un correo electrónico en el que se le pedían declaraciones.

Bloomberg