Investigan a Deutsche Bank por posibles vínculos con Irán

Autoridades de EE. UU. investigan al banco alemán y otras entidades globales ante sospechas de operaciones, también, con Sudán.

Deutsche Bank

EFE

Deutsche Bank

POR:
agosto 19 de 2012 - 02:14 p.m.
2012-08-19

Hay que recordar que Irán, Sudán y otros países están sometidos a sanciones internacionales, informó este domingo el diario ‘The New York Times’.

El rotativo, que cita fuentes conocedoras del caso, indica que el departamento de Justicia y la oficina del Fiscal de Manhattan (Nueva York) están investigando si estas entidades utilizaron sus filiales en el extranjero para hacer operaciones de miles de millones de dólares vinculados a transacciones vinculadas a Irán.

El caso de Deutsche Bank es el último de una serie de investigaciones abiertas contra firmas financieras globales desde 2009, después de que las autoridades estadounidenses descubrieron que algunos bancos internacionales realizaban movimientos de dinero en nombre de entidades iraníes aprovechando un vacío legal, que fue enmendado en 2008.

El banco alemán decidió en el 2007 "no participar en nuevos negocios con socios en países como Irán, Siria, Sudán y Corea del Norte y acabar con los negocios existentes en la medida en que fuera legalmente posible", según indicó un portavoz de la entidad al diario, que declinó hacer más comentarios.

Desde el 2009, el departamento de Justicia de EE. UU., el departamento del Tesoro y la fiscalía de Manhattan trabajan conjuntamente para encausar a los bancos extranjeros que hayan utilizado sus filiales estadounidenses en nombre de Irán, Cuba y Corea del Norte.

El Gobierno estadounidense considera a estos países “patrocinadores del terrorismo” y emitió sanciones contra ellos que implican que ninguna entidad o particular en EE. UU. puede hacer negocios o realizar transacciones económicas con estos países.

Entre los bancos que se han visto implicados están el suizo Credit Suisse, el británico Lloyds y los holandeses ING y ABN Amro, a los que se les obligó a renunciar a una parte considerable de los activos involucrados y a pagar multas millonarias.

Esta semana, el banco británico Standard Chartered acordó pagar una multa de 340 millones de dólares a las autoridades de Nueva York para poner fin a una investigación por, supuestamente, ocultar durante casi una década transacciones con entidades iraníes por valor de 250.000 millones de dólares.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido