Júbilo en Gaza por el alto el fuego

El acuerdo del alto el fuego permanente firmado ayer entre Israel y Hamás sienta las bases para el desbloqueo de la zona.

En la Franja, la gente salió a la calle para celebrar el retorno de la paz.

EFE

En la Franja, la gente salió a la calle para celebrar el retorno de la paz.

Internacional
POR:
agosto 27 de 2014 - 01:12 a.m.
2014-08-27

Las negociaciones que se retomarán en un mes en El Cairo podrían suponer un alivio del bloqueo sobre Gaza si existe “un espacio de trabajo de no violencia”, afirmó este martes Mark Regev, portavoz de la oficina del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

“Israel puede avanzar en el alivio de las restricciones sobre Gaza. Nunca vimos a la población de la Franja como un enemigo, sino a Hamás, que es quien dispara cohetes”, subrayó Regev al responder a una pregunta sobre la seriedad con la que Israel manejará las discusiones con los palestinos bajo el auspicio de Egipto, en septiembre, después de que ambas partes acordaran esta cláusula en el marco de un alto el fuego permanente anunciado ayer.

La negociación girará en torno a la creación de un aeropuerto y un puerto marítimo en la Franja, que constituían dos de la principales exigencias de Hamás para el cese permanente de las hostilidades.

El bloqueo económico y el asedio militar que estrangula a Gaza fue impuesto en el 2007 por Israel, una vez que el movimiento islamista se hizo con el control político y militar de la Franja. Sus negativos efectos se intensificaron después de que, hace un año, Egipto destruyó los túneles de contrabando y selló el paso de Rafah, única conexión de Gaza con el mundo.

Regev también consideró que Israel ha conseguido parte de sus objetivos si Hamás y las milicias palestinas detienen el lanzamiento de cohetes hacia la población israelí. “Ese es un objetivo conseguido. Es una meta a nivel defensivo: proteger a nuestra gente. Si ellos no atacan más a civiles, es una buena cosa”, arguyó el portavoz.

Sin embargo, el Gobierno israelí mantiene sus reservas ante el nuevo pacto después de que “once propuestas de alto el fuego sobre la mesa fueran rechazadas o violadas” en el desarrollo de la ofensiva iniciada el pasado 8 de julio, cuando Israel lanzó una operación militar contra Hamás en la Franja con el objetivo de destruir su infraestructura militar, que se centró, con el paso de los días, en descubrir y neutralizar los túneles “ofensivos” del movimiento.

Tras 50 días de combates, mas de 2.100 personas han muerto en el lado palestino y 68 en el israelí, incluidos 64 soldados y 3 civiles.

El acuerdo fue adelantado por Hamás hacia las 5:00 p.m. hora local y confirmado dos horas después por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y por el Gobierno egipcio, luego de lo cual la gente en la Franja salió a la calle con banderas y expresiones de júbilo. También, en en el campo de refugiados Ein al-Jilve, en el sur del Líbano, celebraron con disparos al aire.
DESBLOQUEO, CRUCIAL

Según Hamás, sus términos incluyen un alivio del bloqueo israelí con la apertura del paso fronterizo de Rafah –que quedará bajo el control de la ANP–; la ampliación de la zona de pesca y la relajación de las restricción israelí para salir de la Franja.

Aplazada un mes ha quedado la discusión de otros asuntos como la reapertura del puerto y el aeropuerto, la liberación de prisioneros, la entrega de los cadáveres de los soldados israelíes caídos en esta guerra y, según fuentes israelíes, el pago de salarios a los funcionarios de Hamás.

AGENCIAS