Justicia de Brasil crea dudas en las elecciones

A un mes de los comicios, no se sabe si Lula da Silva podrá participar, y su segundo, Fernando Haddad, fue ayer acusado de corrupción.

Lula

Reuters

POR:
Portafolio
septiembre 04 de 2018 - 09:46 p.m.
2018-09-04

A prácticamente un mes de que se celebren las elecciones de Brasil, el nivel de incertidumbre en cuanto al proceso es insólito, una situación que, en estos momentos, está principalmente generada por la actuación de la justicia.

El pasado fin de semana se tomó una decisión en la que se impugnó la candidatura del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien parte con el 39% de la intención de voto, pero esta medida, lejos de solucionar el problema, abrió nuevas posibilidades.

(Legado de Lula para la clase media del país está en riesgo).

“En estos momentos queda en la absoluta incertidumbre, lo que de hecho es paradójico, pues una decisión que debería haber zanjado la disputa, lo que hace es abrir aún más el escenario”, explica Mauricio Jaramillo Jassir, profesor de relaciones internacionales de la Universidad del Rosario.

En este sentido, como explica el académico, en estos momentos el expresidente tiene dos opciones: por un lado apelar la decisión y dilatar el proceso con ese recurso ordinario, y por el otro, aprovechar el concepto que emitió la comisión de derechos humanos que pidió que se dejara acudir a Lula como candidato, apelando a la presunción de inocencia. “Esta es la principal esperanza de la defensa, pues podría presentarse y casi dobla a su máximo rival” asegura Jassir.

Por su parte, Maristela Basso, profesora de derecho internacional de la Universidad de Sao Paulo confirma esta posibilidad. “Hay posibilidad de recurso de la decisión en el Tribunal Superior Electoral y Supremo Tribunal Federal, en los que la cuestión de los derechos políticos e inelegibilidad pueden presentar un resultado diferente. La ‘Lei de la Ficha Limpia’ no puede sobreponerse a los derechos fundamentales previstos en la Constitución, y los derechos políticos están entre ellos y, además, garantiza la primacía de los derechos humanos sobre las demás leyes ordinarias. No conceder a Lula el derecho de votar y ser votado y al pueblo brasileño de votar a quien quiera, implica una grave violación al estado de derecho”.

Eso sí, aunque Lula da Silva no pudiera participar en las elecciones, eso no reduciría la incertidumbre. Como explica el profesor de relaciones internacionales de Ibmec-RJ, Pablo Saturnino Braga, “la fecha límite para que el partido pueda lanzar a otro candidato expira el día 11. El escenario electoral dependerá de: ¿Qué pasará con los votos de Lula? ¿Cuántos de estos votos irán para Haddad? ¿Y cuántos para los otros candidatos? La salida de Lula de las elecciones haría que éstas se vuelvan inciertas y también puede fortalecer otras candidaturas”.

Pero la candidatura de Haddar también se podría ver expuesta una vez que ayer la fiscalía de Sao Paulo le acusó por supuesta corrupción durante su gestión como alcalde de Sao Paulo. Según el documento de la denuncia, habría recibido US$1,2 millones en sobornos de la empresa UTC Engenharia S.A.

Así las cosas, lo que también afirman los expertos son las consecuencias regionales de estas decisiones. “Puede representar un precedente del reconocimiento de la primacía de decisión política sobre la jurídica, e inseguridad en cuanto a las reglas orientadoras del estado de derecho”, asegura Basso.

Por su parte, Braga resalta que el resultado será crucial para la región y para el liderazgo brasileño. El próximo presidente puede alternar entre objetivos de liberalización comercial o integración política”. 

Economía y Negocios 

Siga bajando para encontrar más contenido