Kenia responderá ‘con la mayor severidad’

Uhuru Kenyatta, presidente del país, prometió dar golpes a los islamistas somalíes shebab que atacaron una universidad.

La policía de Garissa desfiló con los cadáveres de  los asaltantes.

Archivo particular

La policía de Garissa desfiló con los cadáveres de los asaltantes.

Internacional
POR:
abril 05 de 2015 - 09:38 p.m.
2015-04-05

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, prometió que su país responderá “con la mayor severidad” a los islamistas somalíes shebab que mataron el jueves a 148 personas en la universidad de Garissa.

“A pesar de la adversidad, no nos hemos plegado nunca, y jamás nos plegaremos, y continuaremos construyendo una nación próspera y segura”, declaró Kenyatta en su primera intervención pública desde el atentado.

Horas antes, los rebeldes shebab amenazaron a Kenia con una “guerra larga y espantosa”, si Nairobi no retira sus tropas de Somalia.

Kenia se enfrentará a un “nuevo baño de sangre” si no pone fin a “la opresión, las políticas represivas y la persecución sistemática de los musulmanes” en Kenia, así como “la ocupación de las tierras musulmanas”, en alusión a Somalia, afirmaron los islamistas mediante un comunicado.

Por otra parte, la policía de Garissa desfiló este sábado con los cadáveres de los cuatro asaltantes de la universidad, apilados unos encima de otros en la parte trasera de una pick-up, mientras una muchedumbre seguía el vehículo.

Las autoridades insistieron en que el macabro desfile pretendía averiguar si alguien podía identificar a los autores de la masacre, pero algunos transeúntes lanzaron piedras contra sus cuerpos.

En el barrio somalí de Nairobi, unos manifestantes salieron a la calle para protestar contra los shebab y pedir que el país se mantenga unido.

En Garissa, más de 50 horas después del inicio del ataque, una superviviente de 19 años, escondida desde hace dos días en un ropero, fue hallada el sábado por la mañana; en la víspera, cuatro sobrevivientes habían sido rescatados.

En total, 663 estudiantes supervivientes abandonaron la ciudad con destino a Nairobi a bordo de un autobús alquilado por el Gobierno. La universidad, que acogía a más de 800 estudiantes de todo el país, ha sido cerrada hasta nueva orden.

Desde el jueves, “cinco personas (relacionadas con el ataque) fueron detenidas”, declaró el portavoz del ministerio del Interior, Mwenda Njoka. Dos de ellos fueron detenidos en el campus, añadió, mientras tres ‘coordinadores’ fueron arrestados mientras trataban de huir hacia Somalia.

AFP