El kirchnerismo seguiría gobernando Argentina

Las presidenciales argentinas de octubre se definirán en segunda vuelta, dicen expertos.

El oficialista Daniel Scioli consiguió 38,41 % de los votos en los comicios primarios del domingo.

Archivo particular

El oficialista Daniel Scioli consiguió 38,41 % de los votos en los comicios primarios del domingo.

Internacional
POR:
agosto 11 de 2015 - 01:23 a.m.
2015-08-11

Tras salir airoso en las elecciones primarias del domingo en Argentina, el kirchnerimo se vislumbra como ganador en los comicios presidenciales del 25 de octubre próximo, aunque el resultado definitivo podría dirimirse en una segunda vuelta.

A la luz del proceso dominical, donde el candidato oficialista, Daniel Scioli, salió triunfador, los expertos sostienen que los comicios se podrían dirimir entre el candidato respaldado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el líder de la oposición conservador, Mauricio Macri.

El ente electoral argentino dio por terminado el conteo, luego de casi 20 horas de que cerraran las urnas y con 97,84 % de mesas escrutadas, Scioli sumó 38,41 % de los votos, seguido por Macri (30,07 %) y por el diputado Sergio Massa (20,63 %), un exjefe de gabinete de Kirchner, ahora opositor.

La ley establece una segunda vuelta o balotaje cuando ninguno de los candidatos alcanza el 45 % más uno de los votos o 40 % más uno con una diferencia de 10 puntos sobre el segundo.

“La experiencia muestra que, normalmente, el que queda primero tiende a subir y no a bajar”, advirtió a AFP el politólogo Rosendo Fraga, director de la consultora Nueva Mayoría.

Con ocho puntos de ventaja, el candidato del oficialismo “no es un candidato derrotado ni mucho menos, tampoco es un ganador”, subrayó. “Tenemos que apuntar a ganar en primera vuelta”, afirmó Macri en una conferencia de prensa. A su vez, Massa manifestó su fe en poder “estar en el balotaje”, pese a que su fórmula quedó a 18 puntos del más votado y a 10 puntos del segundo.

Quien asuma la presidencia el próximo 10 de diciembre se enfrentará a desafíos como resolver el conflicto con los llamados ‘fondos buitres’, que se negaron a entrar en el canje de deuda, y relanzar la economía que oscila entre el estancamiento y un pobre crecimiento, tras una década de poderoso impulso al consumo y a la producción fabril.

Scioli, de 58 años, es respaldado por la coalición gobernante que limitó el acceso a las divisas extranjeras, aplicó gravámenes a las importaciones y tuvo una política antiliberal y estatista, pero este excampeón de motonáutica que perdió un brazo en un accidente durante una carrera, es visto en Argentina como un moderado capaz de conciliar con el mercado. La Bolsa reaccionó positivamente, al recuperar casi seis puntos en la jornada bursátil de ayer.

Scioli aseguró que su eventual gobierno hará lo correcto al evitar definirse de centro o de derecha. “¿Pero, qué de centro, qué de derecha?, yo voy a hacer lo correcto”, respondió, al ser consultado sobre su tendencia política. Scioli es el candidato del Frente para la Victoria (FVP) de Kirchner, una peronista de centroizquierda.

Añadió que esa amplitud ideológica del peronismo cobijó tanto a Néstor Kirchner (2003-2007), de quien fue su vicepresidente, como al expresidente neoliberal Carlos Menem (1989-1999), quien lo convocó a sumarse al partido como diputado en 1997.

TRIBUNAL IMPIDE QUE ACREEDORES SE SUMEN A DEMANDA DE ‘FONDOS BUITRES’

Un tribunal de apelaciones de Nueva York dio este lunes la razón a Argentina y falló contra la decisión del juez Thomas Griesa de permitir a nuevos acreedores sumarse a la demanda contra el país suramericano por bonos en mora.

Griesa había aceptado el pasado junio la petición de “trato igualitario” (‘me too’) solicitada por un grupo de 500 acreedores que también rechazaron los canjes ofrecidos en el 2005 y el 2010 por la deuda que Argentina dejó de pagar en 2001. Esa decisión hubiera podido agregar 5.400 millones de dólares a la deuda argentina, según un cálculo inicial.

Agencias