La corte suprema de Brasil da luz verde al encarcelamiento de Lula da Silva

Según juristas, Lula podría ser arrestado la semana próxima, cuando el tribunal de segunda instancia que lo condenó en enero analice las últimas objeciones de su defensa.

Lula Da Silva

Lula Da Silva, expresidente brasileño, condenado por la justicia de su país por corrupción.

AFP

POR:
Portafolio
abril 04 de 2018 - 10:42 p.m.
2018-04-04

La corte suprema de Brasil rechazó un recurso del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva para apelar en libertad ante las máximas instancias judiciales una condena a 12 años y un mes de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. El Supremo Tribunal Federal (STF) adoptó esa decisión por una estrecha mayoría de 6 votos a 5 poco después de la medianoche del miércoles, tras más de 10 horas de debates.

Según juristas, Lula podría ser arrestado la semana próxima, cuando el tribunal de segunda instancia que lo condenó en enero analice las últimas objeciones de su defensa.

(Lea: Justicia brasileña ratifica condena a Lula da Silva por corrupción y lavado de dinero)

Lula ya ha sido hallado culpable por dos tribunales y, de acuerdo con una jurisprudencia dictada por el propio Supremo y reflejada en la ajustada votación de hoy, una sentencia ratificada en segunda instancia permite el inicio de la ejecución de la pena, lo que pudiera suceder en los próximos días a partir de este fallo.

(Lea: Amenaza de noticias falsas se cierne sobre las elecciones brasileñas)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva dejó la sede del sindicato de los metalúrgicos en Sao Bernardo dos Campos sin dirigirse a la militancia y pendiente de la decisión del Supremo.

Lula, condenado en segunda instancia a 12 años de prisión, llegó al sindicato unas tres horas antes del inicio de la sesión de la Corte Suprema -que comenzó a las 14 hs (17.00 GMT) del miércoles- y pasó el día reunido a puerta cerrado con amigos y aliados políticos, entre ellos su sucesora en la Presidencia, Dilma Rousseff, destituida por el Congreso en 2016. El exmandatario (2003-2010) siguió la votación desde un área reservada, mientras unas trescientas personas, la mayoría del Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MST), acompañaban la sesión en el auditorio del sindicato.

*EFE y AFP.

Siga bajando para encontrar más contenido