La nueva ruta comercial por el Ártico que abre el cambio climático

Si bien es alarmante para los ambientalistas, los armadores que transportan gas natural licuado y otros productos lo ven como una oportunidad.

Ártico

Los científicos ven un rápido cambio en el Ártico.

Archivo portafolio.co

POR:
bloomberg
septiembre 06 de 2018 - 03:08 p.m.
2018-09-06

Una nueva ruta comercial para la provisión de energía se está abriendo al norte del Circulo Ártico en tanto algunas de las temperaturas más cálidas de que se tenga registro reducen la capa de hielo que antes impedía el ingreso de los buques a la zona.

Este año probablemente figure entre los 10 primeros por la cantidad de hielo marino que se funde en el Océano Ártico después de las olas de calor que hubo en todo el hemisferio norte este verano boreal.

(Lea: Las obras adaptadas al cambio climático)

Si bien eso es alarmante para los ambientalistas preocupados por el calentamiento global, los armadores que transportan gas natural licuado y otros productos lo ven como una oportunidad. Sus cargas este año atravesaron la región por primera vez sin rompehielos, eliminando días del tiempo de transporte y liberando suministros de yacimientos difíciles de alcanzar en Siberia.

El que haya más aguas navegables da impulso al esfuerzo del presidente de Rusia, Vladimir Putin, por ampliar el alcance de su país en el mercado del gas y a compañías energéticas como Total SA y Novatek PJSC, que son líderes en los desarrollos árticos.

(Lea: Shell propone inhalar carbono del aire para salvar al planeta

También contribuye a reducir los costos de transporte del GNL, beneficiando a los compradores y los comercializadores de ese combustible, de PetroChina a Gunvor Group Ltd. "Hay una tendencia de crecimiento de los volúmenes transportados por la Ruta Marítima del Norte este año", dijo Sergei Balmasov, responsable de la Oficina de Información de Logística del Ártico, consultora de Murmansk, Rusia. "La razón es el aumento de las exportaciones de GNL".

(Lea: Alimentos pierden nutrientes por el cambio climático

Si bien viajes de transporte más cortos reducen las emisiones, a los ambientalistas les preocupa que un mayor tráfico a través del Ártico eleve la cantidad de carbono negro -partículas de carbono puro- que se depositan en la nieve proveniente de las chimeneas de los buques tanques.

Cuando ese hollín oscurece la superficie del hielo, acelera el proceso de calentamiento al absorber más energía solar. Y como la temporada de transporte a través del Ártico comienza antes y termina más tarde, los buques tanques pasarán más tiempo en la zona y arrojarán más contaminación sobre el hielo.

El tiempo turbulento en la zona también agita los mares, haciendo casi imposible limpiar cualquier derrame. La Organización Marítima Internacional está analizando normas que prohibirían quemar fuel oil pesado en las aguas árticas, extendiendo las restricciones ya en vigencia en la Antártida.

"Es una gran preocupación para nosotros porque, conforme el hielo se funde, vemos más y más transporte marítimo", dijo Sian Prior, principal asesor de Clean Artic Alliance, una agrupación de defensa del medio ambiente.

Los científicos ven un rápido cambio en el Ártico. El Mar de Bering entre Alaska y Rusia perdió aproximadamente la mitad de su cubierta de hielo en un lapso de dos semanas en febrero, mientras que la estación meteorológica más septentrional de Groenlandia registró temperaturas superiores a la de congelamiento durante 60 horas ese mes.

El registro anterior fue de 16 horas a fines de abril de 2011. El termómetro superó una temperatura sin precedentes de 30 grados Celsius (86 grados Fahrenheit) al norte del Circulo Ártico el 30 de julio en Banak, Noruega.

Siga bajando para encontrar más contenido