¿Se le puede sacar provecho a la depreciación del peso?

América Latina podría aprovechar la depreciación de sus monedas frente al dólar para hacer más competitivas sus exportaciones y favorecerlas con un tipo de cambio más alto, lo que ayudaría a impulsar a sus hoy desaceleradas economías. ¿Cómo funciona?

¿Se le puede sacar provecho a la depreciación del peso?

Archivo

¿Se le puede sacar provecho a la depreciación del peso?

Internacional
POR:
abril 20 de 2015 - 06:46 p.m.
2015-04-20

Los países de la región reciben sus ganancias en dólares y, con un tipo de cambio más alto, la ganancia es mayor. Por eso, tienen espacio incluso para bajar el precio en dólares de sus productos, haciéndolos más atractivos sin que dejen de ganar.

"A nivel macroeconómico, a América Latina le conviene que el precio del dólar siga subiendo porque hace más competitivas sus exportaciones. Puede ayudar a que se recuperen más rápido", dijo el economista de la peruana Universidad del Pacífico, Jorge González Izquierdo.

"Y no sólo para exportaciones sino también puede generar que se importe menos, porque traer cosas de fuera se hace más caro. Así se privilegian los productos locales, favoreciendo a la industria nacional", señaló por su parte André Leite, economista de TAG Investimentos en Brasil.

Para analistas, el más favorecido con esta situación podría ser México, fuerte en exportaciones industriales frente a sus vecinos, que dependen más de la venta de materias primas y cuya demanda es menor debido a la desaceleración económica mundial.

¿QUÉ PASÓ CON EL DÓLAR?

Estados Unidos, en medio de un frágil crecimiento, mantuvo por años una política monetaria expansiva, que se tradujo en bajas tasas de interés y mecanismos que inyectaban liquidez en dólares en el mercado para estimular su economía.

Su tasa de interés cerca de cero motivó que los mercados busquen mayor rentabilidad en países con tasas más altas y con economías más sólidas, ambiente que precisamente ofrecían las naciones latinoamericanas.

Ante la presencia de más dólares en el mercado, su precio bajó en favor de las monedas de mercados emergentes.

Pero las recientes señales de recuperación de la mayor economía del mundo la llevaron a disminuir sus estímulos y abrieron la posibilidad del alza de su tasa de interés avizorada por analistas en septiembre pasado, impulsando a los mercados a apuntar nuevamente a Estados Unidos en perjuicio de Latinoamérica.

Este es uno de los factores que ha llevado al alza del dólar. En el caso del real brasileño, cayó en marzo a su menor valor en 12 años, a 3,29 unidades por dólar, no sólo por factores externos sino también por la incertidumbre política en el país, envuelto en un escándalo de corrupción y un crecimiento débil.

Aunque se ha estabilizado en torno a las 3 unidades en los últimos días, el mercado lo ve ubicándose por sobre los 3,20 si la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) sube la tasa.

"En el caso del sol peruano -que está en mínimos de seis años, en torno a los 3,15 por dólar- éste seguirá subiendo por lo menos hasta el segundo semestre del 2015, dependiendo de cuándo la Reserva Federal de Estados Unidos tome la decisión de empezar a subir sus tasas de interés", explicó González Izquierdo.

¿HASTA DÓNDE VAN A CAER?

Si bien las monedas de América Latina se estabilizaron en los últimos días, luego de una eufórica reacción de los mercados en enero y febrero, analistas esperan una nueva depreciación en el mediano plazo arrastrada también por un menor crecimiento en la región, que será de 1% en 2015 y ya no de 2,1%, según la Cepal.

"El dólar se va a seguir apreciando porque todos miran ahora a Estados Unidos. Europa va a demorar en subir sus tasas, Japón va a demorar en subir sus tasas y América Latina está creciendo menos", consideró Pedro Tuesta, economista de la consultora 4CAST en Washington.

En el caso de Colombia, con una importante exportación petrolera, su moneda ha perdido casi un 5% en lo que va del año, cotizándose en torno a las 2.500 unidades, y tendría espacio para caer aún hacia las 2.550 unidades.

"El peso mexicano -que anotó mínimos históricos a mediados de marzo 15,62 unidades por dólar- podría ya no volver a las 15 unidades. Mientras que el peso chileno (que anotó mínimos en seis años en torno a los 640 por dólar), tampoco va ir abajo de los 600", consideró Tuesta.

"La región en su conjunto depende de las materias primas. En la medida que el ciclo bajista se mantenga con la desaceleración de China, eso nos golpea en el tiempo", agregó Sergio Tricio, jefe de análisis de Forex Chile. "Las monedas se seguirán depreciando, además, porque no hay inversión minera en la región, y eso golpea la economía y las perspectivas de crecimiento".
AFP