Llaman a juicio a magnate brasileño

Eike Batista, quien alguna vez fue el hombre más rico de Brasil, es acusado de manipulación del mercado de valores mediante el uso indebido de información privilegiada, al vender acciones de su compañía el año pasado.

El testimonio de Batista está programado para el 17 de diciembre en Rio.

Archivo particular

El testimonio de Batista está programado para el 17 de diciembre en Rio.

Internacional
POR:
noviembre 19 de 2014 - 12:12 p.m.
2014-11-19

Este hombre de 58 años, alguna vez el hombre más rico de Brasil, El hombre de negocios de 58 años de edad, quien llegó a amasar una fortuna de 30.000 millones de dólares producto de negocios en minería y petróleo, se sentó el martes en el banquillo de los acusados, en un tribunal de Rio de Janeiro, para enfrentar un juicio por uso de información privilegiada.

El otrora octavo hombre más rico del mundo, llegó a la audiencia vistiendo un traje gris a rayas y una corbata azul.

Ahora su patrimonio suma menos de 100 millones de dólares. El magnate, cuyo ascenso y riqueza hizo de él un símbolo del Brasil emergente, escuchó con atención los testimonios de los citados al juicio en primera instancia. Hizo pausas para beber café y para hacer observaciones a su poderoso equipo de cuatro abogados.

Batista, quien según medios de prensa puede enfrentar al menos 6 años de cárcel, se le acusa de engañar a inversionistas en un plan para invertir 1.000 millones de dólares en su empresa petrolera OGX, cuyas metas de producción resultaron extremadamente optimistas, después de que muchos de sus pozos finalmente no podían producir.

El caso camina en paralelo con un escándalo de corrupción y pagos de sobornos que envuelve a la petrolera estatal brasileña Petrobras.

Luego dela falta de producción de los pozos de OGX, la empresa de Batista se declaró en quiebra en octubre del año pasado, en medio de deudas que alcanzaban los 5.000 millones de dólares.

A Batista se le acusa de manipular el mercado con la venta de millones de acciones de OGX justo antes de que la firma anunciara que suspendía el desarrollo de las únicas tres reservas que sí producían petróleo.

Batista dice que vendió esos papeles para cumplir con pagos de deudas y que fue engañado por los directivos sobre la potencial riqueza de los pozos.

Los fiscales han congelado unos 635 millones de dólares de activos de Batista, incluyendo propiedades.

En la sesión, expusieron tres testigos, citados por la parte acusadora, el ministerio público federal de Rio de Janeiro. Los testigos de la defensa se presentarán el 10 de diciembre.

Según el portal de noticias G1, el juez federal de Rio pretende sumar a este proceso otro que Batista enfrenta en Sao Paulo por asociación ilícita, inducción al error y falsedad ideológica.

El testimonio de Batista está programado para el 17 de diciembre en Rio.
AFP