Lombrices, un índice que mide el desarrollo

El 'Índice gusano' revela que países pobres tienen alta presencia de parásitos en su población.

Los africanos tienen el 'índice gusano' más alto. Las lombrices han producido en los niños desnutrición y bajo rendimiento escol

Archivo particular

Los africanos tienen el 'índice gusano' más alto. Las lombrices han producido en los niños desnutrición y bajo rendimiento escol

Internacional
POR:
mayo 12 de 2015 - 03:31 p.m.
2015-05-12

Un nuevo ‘Índice gusano’ confirma una fuerte asociación entre las infecciones por helmintos (lombrices) y el deficiente desarrollo humano en los países.

De acuerdo con la investigación publicada esta semana en la revista Plos One se pudo demostrar que tres tipos de gusanos (las lombrices comunes, las filarias y el esquistosoma) que se encuentran en el intestino de niños y adultos en muchos países producen desnutrición, bajo rendimiento escolar, baja productividad laboral y muchos gastos en enfermedades.

Según el pediatra e investigador estadounidense Peter Hotez, en el planeta unos 2.000 millones de personas viven con gusanos en su cuerpo. Estos parásitos se alimentan de la sangre y otros tejidos humanos, con consecuencias que van desde la desnutrición hasta las diarreas letales.

Además de colonizar el cuerpo, los gusanos ponen huevos que, en su mayoría, son eliminados por la materia fecal, que fácilmente contamina agua, suelos e incluso alimentos en países con bajas condiciones sanitarias.
Esto hace que se mantenga un círculo insalubre en el que cada día más personas resultan afectadas por parásitos, lo que perpetúa factores de enfermedad y pobreza.

El nuevo ‘índice gusano’ que propone Hotez se calcula dividiendo el número de personas de un país en riesgo de ser infectadas entre la población total. El pediatra tiene en cuenta tres enfermedades parasitarias: las helmintiasis (producida por las lombrices comunes), la filariasis (producida por la filaria que contamina los suelos, también responsable de la elefantiasis) y la esquistosomiasis (producida por otro parásito intestinal).

Las tres son culpables de la pérdida de más de 10 millones de años de vida saludable por muertes prematuras o por la discapacidad de los infectados.

Cuanto mayor es el ‘índice gusano’ de un país, menor es su índice de desarrollo humano, y viceversa. El vínculo se aprecia en territorios como Kenia, donde una campaña de desparasitación entre los niños redujo el ausentismo escolar en una cuarta parte.

Hotez, junto a su colega Jennifer Herricks, del Colegio de Medicina Baylor, de Houston (Estados Unidos), ha calculado este indicador para los 25 países más poblados del mundo.

Se encontró que países asiáticos y africanos, como por ejemplo Birmania, Nigeria, Etiopía y el Congo, tenían el ‘índice gusano’ más alto, en contraste con Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, donde el índice era cero.

Con base en esto, y con la premisa de que en octubre se redefinen los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, que reemplazarán los actuales Objetivos de Desarrollo del Milenio, los investigadores sugieren a la Organización de Naciones Unidas (ONU) que a esta medición se le haga un seguimiento.

REDACCIÓN SALUD