Los desafíos económicos para Reino Unido

El aumento de la tasa a 0,5% que el Banco de Inglaterra hizo a principios de este mes, fue en respuesta al 3% de inflación que ya había alcanzado en septiembre, máximo registro de los últimos cinco años.

Brexit

Archivo Portafolio.co

POR:
Análisis
noviembre 16 de 2017 - 11:31 p.m.
2017-11-16

Las resilientes cifras macroeconómicas registradas para el Reino Unido durante este año no son suficientes para augurar mejores perspectivas para su economía y el precio de sus activos. Luego de gatillar el artículo 50 del tratado de Lisboa, para retirarse de la Unión Europea, los desafíos de su implementación y las cifras inflacionarias nos lleva en BlackRock a ser más precavidos en la mayoría de sus activos, sobre todo en un escenario global dónde parecería encontrar bull markets por doquier.

En efecto, el aumento de la tasa de instancia a 0,5% que el Banco de Inglaterra (BoE) realizó a principios de este mes, fue en respuesta al 3% de inflación que ya había alcanzado en septiembre, máximo registro de los últimos cinco años. Una respuesta que probablemente pudiese continuar si no consideraran los negativos efectos de desaceleración que esto puede provocar. Sin embargo, de no controlarse y sin un repunte salarial, los ingresos reales pueden seguir reduciéndose, agudizando una fragilidad difícil de subsanar en el escenario actual. En efecto, nuestro indicador de crecimiento desarrollado en BlackRock - llamado GPS – no muestra indicios de unirse a la tendencia de mayor dinamismo europeo que tanto entusiasma a los inversionistas.

Por otro lado, los desafíos no terminan. Estimamos que las negociaciones de Brexit siguen con alto nivel de incertidumbre, y cuanto más persista, más obstaculizará la economía doméstica. Cuanto más nos acerquemos a marzo de 2019 sin un acuerdo, más negocios domiciliados en el Reino Unido comenzarán a ejecutar planes de contingencia para un posible Brexit sin ningún acuerdo en marcha. Lo que podría mejorar la situación actual - clave para apoyar la inversión del Reino Unido y la confianza empresarial-, es un acuerdo sobre una transición que permita que el Reino Unido siga operando en términos existentes. Sin embargo, esto no es un hecho.

En el contexto anterior, y bajo a una perspectiva de los activos, por el lado bursátil somos cautelosos en las empresas con exposición interna, y favorecemos a las empresas del Reino Unido orientadas al crecimiento sostenido de la economía mundial. Por el lado de activos de renta fija, y aun cuando los próximos movimientos del BoE son menos claros, es posible que los bonos sigan la tendencia de las curvas desarrolladas, es decir presionadas al alza. Con todo, la cautela es la clave.


Claudia Morales C.
Vicepresidente BlackRock
Investment Strategist for Latam&Iberia

Siga bajando para encontrar más contenido