Lucha entre el ‘Sí’ y el ‘No’ escocés en la recta final

Escocia conservará la libra y compartirá Banco Central con Londres, dijo Alex Salmond.

La campaña es ‘apasionada’ y con ‘puntos de vista muy fuertes en ambos bandos”, admitió Miliband.

Archivo particular

La campaña es ‘apasionada’ y con ‘puntos de vista muy fuertes en ambos bandos”, admitió Miliband.

Internacional
POR:
septiembre 17 de 2014 - 04:32 a.m.
2014-09-17

A menos de 24 horas del histórico referéndum en Escocia que pondría a 307 años de control por el Reino Unidos, los partidarios del bando independentista y los defensores de la unión trataban de quemar sus últimos cartuchos en la campaña que ha puesto en duda el futuro del otrora imperio mundial.

El vocero independentista, el ministro principal escocés, Alex Salmond, aseguró que una eventual independencia mantendría la libra esterlina como divisa y compartiría el Banco Central con Inglaterra.

“Vamos a sellar un acuerdo de sentido común sobre una moneda compartida, con el Banco de Inglaterra como banco central compartido. Esa es nuestra propuesta”, dijo Salmond en una entrevista a la cadena BBC Escocia.

En contraste, los defensores de mantener el territorio escocés como parte del Reino Unido, encabezados por los líderes de los tres principales partidos del Parlamento británico (conservadores, laboristas y liberaldemócratas) firmaron una carta conjunta con promesas de mayor autonomía para Escocia en caso de que el “No” a la independencia se imponga en el referéndum de mañana.

“El parlamento escocés es permanente y se le cederán nuevos poderes mediante el proceso y el calendario acordado y anunciado por nuestros tres partidos, lo que comenzará el 19 de septiembre”, dice la misiva publicada en el diario Daily

Record, que firman el conservador David Cameron, el laborista Ed Miliband y el liberaldemócrata Nick Clegg.

Los políticos destacaron “categóricamente”, entre otros aspectos, que la palabra final sobre los fondos destinados en Escocia al Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) será competencia del Parlamento de Edimburgo, uno de los temas polémicos de la campaña.

La publicación de esta carta en primera página del periódico escocés llega a solo horas de la votación y con unas diferencias muy estrechas en los sondeos después de que los independentistas consiguieran recortar distancias durante el mes de agosto, entre el nerviosismo de la clase política británica.

“Aquí en Escocia hemos venido hablando de estos poderes durante muchos meses”, declaró a la BBC, el portavoz laborista de Exteriores, Douglas Alexander.

La polaridad que se respira en la capital escocesa se sintió ayer cuando el líder laborista británico, Ed Miliband, fue abucheado y empujado por algunos partidarios del “Sí” en Edimburgo. Miliband dijo que esos desórdenes muestran que la campaña es “apasionada” y con “puntos de vista muy fuertes en ambos bandos”.

EMPRESARIOS SE DEBATEN SOBRE EL EFECTO ECONÓMICO

Empresarios y pequeños comerciantes de Escocia siguen divididos sobre los efectos que la independencia tendría en la economía y en sus negocios.

Mientras que grandes compañías británicas como la petrolera BP o Kingfisher, de bricolaje, alertan de los peligros de la secesión y bancos como Lloyds y RBS han amenazado con trasladar a Londres sus sedes, más de 2.600 pequeñas y medianas empresas escocesas cantan los beneficios del autogobierno.

Agencias
Edimburgo/Londres