Otros Columnistas
opinión 

¿Y luego de Doha, qué?

El consumo de combustibles viene incrementándose gracias a que los bajos precios por galón han permitido que se disparen las ventas de automóviles. 

Otros Columnistas
Internacional
POR:
Otros Columnistas
abril 18 de 2016
2016-04-18 10:54 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El domingo los ministros que atendieron la reunión de países productores de petróleo que buscaba llegar a un acuerdo para congelar la producción. Sin embargo, no hubo consenso y la “pelea” entre Arabia Saudita e Irán por cuota del mercado se mantendrá por semanas incluso meses, por lo menos hasta que el segundo alcance niveles de producción de 4 millones de barriles diarios, lo que bombeaba antes de las sanciones económicas impuestos por occidente.

Al conocerse la noticia, se esperaba que el petróleo WTI regresara rápidamente a US$35-US$32 por barril, incluso había quienes reactivaban sus pronósticos de “aún no hemos visto el piso del petróleo”. Incluso se proyectaron caídas por debajo de US$25, pero el mercado fue sorprendido, pues alcanzó a caer 7% en los primeros minutos. Sin embargo, inició la escalada de nuevo y ha logrado mantenerse muy cerca del precio del cierre del viernes US$40, previo a la reunión de Doha, lo que ha sorprendido a propios y extraños.

Peor, ¿por qué?

Entre otras cosas, por protestas en Kuwait que llevaron a que se paralizaran campos claves de producción (se habla de 1.7 millones de barriles afectados). Una huelga prolongada tendría un efecto significativo en el balance de los precios, pero usualmente se solucionan pronto en los países árabes.

Pero además resulta que la producción de EE.UU. ha caído por debajo de los 9 millones de barriles, así como lo anticipábamos la semana pasada en nuestro último artículo (Todos Hablan de Doha), un hecho de una relevancia muy alta para el mercado, pues muestra ya efecto de la caída en operación de las plataformas petroleras en ese país a causa de la quiebra de varios campos con altos costos de producción, quedando solo aquellos que han logrado ser más eficientes.

Así mismo, países de la región como Colombia, Venezuela, México vienen mostrando declive en su producción, lo que está ayudando a que la sobre oferta libere la presión sobre los precios.

Además, el consumo de combustibles, tanto en EE.UU. como en la India, viene incrementándose fuerte gracias a que los bajos precios por galón han permitido que se disparen las ventas de automóviles y motos, otra noticia que el mercado incorpora en su ecuación de sobreoferta.

Por último, las medidas que vienen tomando o dejando de tomar los bancos centrales en el ámbito mundial nos concentrándose en dos básicamente: el europeo, que en cabeza de Mario Draghi ha buscado inyectar mayor liquidez para motivar consumo, inversiones y que reaccionen los sectores productivos para ver una mejor tasa de empleo y alzas en la inflación; el estadounidense liderado por Janet Yellen que ha mostrado preocupación por el decaimiento del dólar lo que ayuda a las materias primas en general, como el petróleo, a recuperar precios, pues la moneda es su par de negociación. Sumándose a esto, el incremento de tasas esperado para el año en curso no ha cumplido con las expectativas del mercado, permitiendo que gran parte de ese capital que huyó en 2015 de países emergentes como Colombia vuelva para tomar posición en inversiones como TES, acciones y otros.

Camilo Silva Jaramillo
Valora Inversiones

Nuestros columnistas

día a día
lunes
martes
miércoles
jueves
viernes
sábado