Lufthansa realizaba seguimientos sobre Andreas Lubitz

Los médicos de Lufthansa recomendaron realizar un seguimiento psicológico a Andreas Lubitz, el copiloto que se cree que estrelló voluntariamente un avión con 150 personas a bordo contra los Alpes, a raíz de la depresión que sufrió en 2009 durante su formación.

Lubitz realizó sus estudios en el centro de formación de Lufthansa y en 2009 paró actividades debido a un episodio de depresión.

Archivo

Lubitz realizó sus estudios en el centro de formación de Lufthansa y en 2009 paró actividades debido a un episodio de depresión.

Internacional
POR:
abril 13 de 2015 - 02:36 p.m.
2015-04-13

Así consta en la ficha del joven alemán que la Oficina Federal de la Aviación (LFA) ha descubierto en la sede de Lufthansa, el grupo de aerolíneas al que pertenece la compañía de bajo coste Germanwings.

En este documento los médicos de la compañía abogan por que se mantenga un seguimiento psicológico a Lubitz, pese a haber sido considerado capacitado para volar y haber recibido ya su licencia de piloto.

La información es especialmente relevante porque las fiscalías de Düsseldorf (Alemania) y Marsella (Francia) están estudiando la posibilidad de imputar a Lufthansa, la mayor aerolínea alemana, por un delito de homicidio por imprudencia.

Tras estas nuevas revelaciones Lufthansa no ha querido posicionarse, alegando que estos documentos se encuentran en la actualidad en manos de la fiscalía para su evaluación.

Desde abril de 2013 los médicos de las compañías aéreas tienen la obligación de advertir a la LFA en casos de enfermedades graves de los pilotos.

Lubitz realizó sus estudios de piloto en el centro de formación de Lufthansa y en 2009 paró actividades debido a un "episodio grave de depresión".

Posteriormente se reincorporó a la escuela y Lufthansa contrató para examinar a Lubitz a un psicólogo externo, que no detectó problemas en el joven.

El 24 de marzo un avión de Germanwings con 150 personas a bordó se estrelló contra los Alpes franceses cuando cubría la ruta entre Barcelona (España) y Düsseldorf.

EFE