Me sentí como un prisionero: Lula da Silva 

Criticó el procedimiento de la justicia en Brasil, tras rendir indagatoria y ser allanada su vivienda en la investigación por corrupción en Petrobras.

Lula Da Silva

Lula Da Silva, expresidente brasileño, indagado por la justicia de su país sobre caso de corrupción en Petrobras.

AFP

Internacional
POR:
efe
marzo 04 de 2016 - 07:35 a.m.
2016-03-04

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que se sintió "prisionero" cuando la Policía Federal allanó esta mañana su casa para llevarlo a una comisaría, donde prestó declaración durante más de tres horas.

El exjefe de Estado se declaró "indignado" por la llegada de los agentes de la policía y tildó de "lamentable" la actuación del "Poder Judicial", en una rueda de prensa que concedió en la sede de la dirección nacional del Partido de los Trabajadores (PT).

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva abandonó la comisaría de la Policía Federal a la que fue conducido hoy a declarar, tras un interrogatorio que se prolongó por más de tres horas ante los responsables por la investigación del escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

Lula, que había sido llevado a la comisaría de la Policía Federal en el aeropuerto de Congonhas de Sao Paulo, salió de la terminal en un vehículo particular y se dirigió a la sede de la dirección nacional del Partido de los Trabajadores (PT), en el centro de la mayor ciudad brasileña.

El exjefe de Estado fue el principal blanco en una operación realizada por la Policía Federal en el marco del proceso por los desvíos en la petrolera estatal por más de 2.000 millones de dólares.

Además de conducir a Lula a una comisaría para prestar declaración, la Policía allanó varias residencias del exmandatario, incluyendo el Instituto Lula, de sus familiares y de algunos allegados.

Entre las propiedades allanadas figuran un apartamento de playa y una casa de campo que están a nombre de empresarios pero cuya propiedad se atribuye a Lula en un proceso por ocultación de patrimonio y blanqueo de dinero.

El expresidente, contra quien fue dictada una orden de "traslado coercitivo" para que compareciera a la comisaría sin que se le privara de la libertad en ningún momento, abandonó el aeropuerto por una puerta trasera y a la que no tienen acceso ni el público ni la prensa.

En una rueda de prensa en la que dio detalles de la operación, el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, responsable de la investigación del caso de Petrobras, afirmó que el conjunto de indicios contra el exmandatario es "bastante significativo".

Según el fiscal, el Instituto Lula, presidido por el líder político, recibió cerca de 20 millones de reales (unos 5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.

El fiscal agregó que el ex jefe de Estado recibió de esas mismas cinco empresas cerca de 10 millones de reales (unos 2,5 millones de dólares) como pago por conferencias que dictó tanto en Brasil como en el exterior.

De acuerdo con las cuentas de la Fiscalía, del total de recursos recibidos por el Instituto Lula en los últimos años, un 60 % provino de las cinco empresas más implicadas en las corruptelas de Petrobras, que también fueron responsables por el 47 % de los recursos que el exgobernante recibió por dar conferencias desde que fue sucedido por Dilma Rousseff en 2011.

"Es claro que donaciones pueden ser hechas por diversos motivos, pero tenemos que investigar si eso tiene alguna relación con los desvíos de Petrobras", afirmó.


EL MERCADO BRASILEÑO REACCIONA CON GANANCIAS A LA OPERACIÓN CONTRA LULA

La bolsa de Sao Paulo abrió en positivo y subía alrededor de un 4,23 %, aunque llegó a apreciarse más de un 5 % pocos minutos después del comienzo de la sesión, impulsado principalmente por las empresas estatales, como Petrobras o Banco do Brasil.

El real brasileño, por su parte, subía un 3,64 % frente al dólar, moneda que era negociada a 3,730 reales para la venta en el tipo de cambio comercial.

Los analistas del mercado financiero relacionaron el avance de la bolsa y de la moneda brasileña con la nueva fase de la operación que investiga las corruptelas de Petrobras, centrada ahora en el expresidente brasileño.

De acuerdo con Rafael Figueiredo, analista de la corredora Clear Investimentos, los inversores apuestan por un cambio de Gobierno debido al descontento con la política económica emprendida por el Ejecutivo de la presidenta Dilma Rousseff.

Para Figueiredo, la operación contra Lula, quien fue llevado por la policía a declarar, debilita al oficialista Partido de los Trabajadores (PT). "Los inversores creen que la debilidad del PT dará fuerza a la economía", dijo a Figueiredo.

El analista de Guide Investimentos Ignacio Crespo señaló que el mercado sube cada vez que hay indicios de que "un nuevo líder político pueda asumir el poder".

"Los mercados reaccionan positivamente a las noticias que envuelven a la cúpula del PT ya que eso disminuye la probabilidad del PT de continuar en el poder, bien sea ahora o en las próximas elecciones", recalcó Crespo.