Macron, Le Pen y los límites del nacionalismo

El núcleo original de la Unión Europea está endureciendo su postura internacionalista.

Francia

Emmanuel Macron es el favorito para ganar en la segunda vuelta sobre Marine Le Pen.

EFE

Internacional
POR:
FINANCIAL TIMES
abril 29 de 2017 - 11:19 a.m.
2017-04-29

La primera ronda de las elecciones presidenciales francesas ha confirmado la nueva tendencia en la política internacional. En país tras país, la división política más importante ya no es entre izquierda y derecha, sino entre nacionalistas e internacionalistas.

El 2016 fue el año de las victorias para los nacionalistas, con el Brexit en Gran Bretaña y la victoria de Donald Trump en EE.UU. Pero las elecciones francesas sugieren que Francia y la mayor parte de Europa continental permanecerán en el lado internacionalista de la línea.

(Lea: Macron y Le Pen disputarán la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de Francia

La contienda entre Marine Le Pen y Emmanuel Macron en la última ronda de las elecciones del 7 de mayo será un encuentro clásico entre una nacionalista y un internacionalista.

Le Pen quiere sacar a Francia de la moneda única europea, elevar los aranceles, reforzar los controles fronterizos y reprimir la inmigración. Por su parte, Macron es un ferviente partidario de la UE y creyente en el libre comercio, y tiene una postura liberal hacia los refugiados.

(Lea: Francia afronta este domingo su elección presidencial más incierta

Las encuestas de opinión — que predijeron con exactitud que Macron estrechamente vencería a su contrincaria en la primera vuelta — ahora sugieren que obtendrá una victoria decisiva en la segunda ronda de las elecciones del 7 de mayo, obteniendo más del 60% del voto.

Por supuesto, todavía hay mucho que podría salir mal para él durante las próximas dos semanas. Le Pen es experta en los debates televisivos, mientras que Macron es un rico ex financiero y exministro, quien es vulnerable a ser caracterizado como un miembro de la élite fuera de contacto.

(Lea: Atentado del jueves en París tensiona campañas presidenciales en Francia

Todavía podría ser afectado por un escándalo o un ‘faux pas’. Pero es muy probable que las encuestas sean precisas y que el candidato internacionalista obtenga una clara victoria.

Debido a que la competencia entre Macron y Le Pen es parte de una lucha ideológica internacional, el resultado de la votación en Francia será visto con intenso interés en el resto del mundo. La probable victoria del exministro será recibida con alegría en Bruselas y Berlín, con decepción en el Kremlin y la Oficina Oval, y con sentimientos encontrados en Londres.

Ante esto, Le Pen hizo campaña con discursos similares a los de Trump, aunque su lenguaje es considerablemente más moderado que el del presidente estadounidense. La candidata del Frente Nacional, por ejemplo, nunca ha propuesto una ‘prohibición musulmana’ al estilo visto en Estados Unidos.

La familia Le Pen respaldó con entusiasmo a Trump para la presidencia; y el presidente de EE.UU., a su vez, insinuó que apoyaba a Le Pen en Twitter y estaba esperando que ganara. Pero mientras que el magnate estará decepcionado por una victoria de Macron, sus asesores de seguridad nacional, que tienen opiniones menos excéntricas que su jefe, probablemente sentirán un gran alivio.

La decepción de Rusia ante una posible victoria de Macron será mucho más directa. Este era el único candidato en la primera vuelta en apoyar una línea dura contra la Rusia de Putin. Los bancos rusos también han prestado mucho dinero a la campaña de Le Pen como parte de la inversión del Kremlin para desestabilizar la UE.

La reacción británica a una victoria de Macron será una mezcla entre alivio y aprensión. El Gobierno de Theresa May se resiste a la caracterización del Brexit como un espasmo nacionalista y hace hincapié en el apoyo continuo del Reino Unido hacia el libre comercio y una UE fuerte. Pero el problema para Gran Bretaña es que la propia UE ve claramente al Brexit como una manifestación del nacionalismo dentro de Europa que necesita ser tratado con mucha firmeza.

En ese sentido, una probable victoria de Macron es buena y mala noticia para el Reino Unido. Él representa claramente a la fuerte y unida UE que el gobierno de May afirma querer. La dificultad desde el punto de vista de Londres es que esta fuerza y unidad probablemente se exprese a través de una línea muy dura hacia el Brexit, demandando una gran compensación financiera de parte de Gran Bretaña y una resistencia a cualquier trato especial para el Reino Unido, ya sea para el libre movimiento de personas o servicios financieros.

Una victoria de Le Pen, por el contrario, podría ayudar a aliviar el estrecho problema del Brexit, ya que podría no haber una UE que dejar.

En el escenario europeo más amplio, una victoria de Macron se debe ver en el contexto de los reveses de la derecha nacionalista en las recientes elecciones en Austria y los Países Bajos, y su declinante fortuna en Alemania, donde el partido populista Alternativa para Alemania está cayendo y muestra niveles de aprobación de un solo dígito en las encuestas de opinión.

Parece cada vez más probable un nuevo mandato para Angela Merkel tras las elecciones alemanas de septiembre. Los partidos nacionalistas han tomado el poder en Polonia y Hungría, pero el núcleo original de la UE está resistiendo la marea nacionalista.

En Bruselas, la perspectiva de una victoria de Macron será acogida como una oportunidad para reiniciar el motor franco-alemán que tradicionalmente ha impulsado la UE. Pero la euforia estaría fuera de lugar. Cuando se trata de la reforma económica y la integración europea, Macron dice todas las cosas “correctas”. Si él puede realmente cumplirlas es otra cosa.

Sacar a Francia de un ciclo de bajo crecimiento, alto desempleo y creciente deuda ha demostrado ser una tarea difícil para una sucesión de presidentes ostensiblemente reformistas, entre ellos Jacques Chirac, Nicolas Sarkozy e incluso el actual presidente, François Hollande.

Hollande fracasó a pesar de nombrar a un joven ministro de economía llamado Emmanuel Macron. ¿Qué habrá pasado con él?.