‘El total de las reservas de petróleo de Venezuela no está disponible para respaldar una criptomoneda’

Según analistas, las reservas están comprometidas con obligaciones anteriores, razón por la cual no podrían darle garantía a las monedas virtuales.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Archivo particular

POR:
Portafolio
diciembre 04 de 2017 - 02:27 p.m.
2017-12-04

Mientras la mayoría de los bancos centrales del mundo tratan advertir sobre la inconveniencia de las criptomonedas para la economía, ante la falta de respaldo para sostener sus transacciones, el Gobierno venezolano anunció en las últimas horas que lanzará una moneda virtual “para combatir el bloqueo financiero”, que según Nicolás Maduro afecta a Venezuela.

De acuerdo con el presidente venezolano, el ‘Petro’, como denominó a esta criptomoneda, se crearía como un intento por “vencer” el “bloqueo” financiero ante las sanciones impuestas por Estados Unidos. 

(Lea: Maduro anuncia la creación de la primera criptomoneda venezolana). 

Maduro explicó este fin de semana que el nuevo sistema de criptomoneda le permitirá al país hacer sus transacciones financieras y “avanzar hacia nuevas formas de financiamiento internacional”.

Así mismo explicó que esta emisión de monedas virtuales “se hará respaldada por las reservas de riqueza venezolana, de oro, petróleo, gas y diamante”.

Para Felipe Campos, analista de Alianza Valores, el anuncio es extraño porque aunque la idea de que un país implemente una criptomoneda no es descabellada, sí lo es que este tipo de monedas estén respaldadas con materias primas y con la riqueza del país, lo cual es todo lo contrario a la base de una criptomoneda, que se sustenta en una estructura tecnológica fuerte.

Según Campos, cuando un país respalda una criptomoneda lo que respalda es el desarrollo tecnológico, algo que no sucede en Venezuela.

Por su parte, Camilo Silva socio fundador de Valora Inversores, considera que la idea de Maduro no traerá inversión sino todo lo contrario, podría espantar a quienes hoy compran su petróleo.

“Una de las formas que tiene el Gobierno de Venezuela para obligar a usar esta criptomoneda puede ser que quienes quieran comprarle petróleo deben hacer las transacciones por esta vía. Eso, seguramente, va a llevar a que el grueso de quienes le compran el crudo no lo hagan, pues correrían también unos riesgos con una moneda que va estar a merced de la decisión de una dictadura”, indicó Camilo Silva.

Así mismo, agregó que el hecho de que la criptomoneda esté sustentada en las materias primas y las riquezas del país no es ninguna garantía.

“Maduro dice que el ‘Petro’ estará soportado en el petróleo, los diamantes, el oro y el gas que tienen, pero realmente estas reservas están muy ‘empeñadas’ con unas obligaciones y compromisos financieros con varios negocios que han hecho con Rusia, con China y con otros países, en busca de liquidez y en los que han puesto como prenda de garantía estas reservas. En conclusión, el total de las reservas no está disponibles para soportar una criptomoneda y dudo mucho que alguien esté dispuesto a hacer negociación bajo este modelo”, dice el analista.

Según Silva, lo más factible es que el Gobierno de Venezuela esté tratando de dar un golpe de opinión, ya que en realidad es casi improbable que este modelo se pueda lograr.

Por su parte, los opositores del Gobierno de Maduro han señalado que no ven ningún futuro en esta propuesta.

“El lanzamiento de una moneda virtual requiere de un plan de ajuste estructural. Maduro podría estar tratando de pagar a los tenedores de bonos y acreedores extranjeros con esta nueva moneda en medio de un plan para renegociar la mayor carga de deuda del país, pero es probable que el plan fracase”, dijo el legislador opositor José Guerra.

Expertos han señalado que la utilización generalizada de criptomonedas podría amenazar a la estabilidad financiera.

Cabe destacar, que el bolívar ha perdido un 57 por ciento de su valor frente al dólar paralelo en el último mes, lo que ha reducido el ingreso mínimo mensual a 4,3 dólares, y el país enfrenta una profunda escasez de bienes esenciales como alimentos y medicamentos.

Javier Acosta
@javaco18
Portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido