'Maduro prolonga el sufrimiento para extender su mandato'

Miguel Ángel Santos, economista, explica la dura situación económica del país vecino.

'Maduro prolonga el sufrimiento para extender su mandato'

Archivo particular

'Maduro prolonga el sufrimiento para extender su mandato'

Internacional
POR:
mayo 12 de 2015 - 12:05 p.m.
2015-05-12

Miguel Ángel Santos es un economista venezolano e investigador del Centro para el Desarrollo de la Universidad de Harvard que se destaca por su escasez de eufemismos y metáforas.

Desde sus columnas, antes en el diario El Universal y ahora en El Nacional, expone sin cortapisas lo que cada vez es menos un secreto: el gobierno del presidente Maduro ha escogido la senda de los ‘remedios caseros’ para la enfermedad terminal que es la economía venezolana. En una entrevista para EL TIEMPO, Santos asegura que el mandatario venezolano ha escogido “la muerte lenta”.

¿Cómo describiría usted la situación económica de Venezuela?

Estamos hablando de un país que se acostumbró a importar todo lo que consume, pero que se quedó sin dinero para importar. Una economía con una escasez brutal, con una deficiencia de 20 puntos del PIB –eso ni siquiera Grecia lo tiene– y el Gobierno para financiar el déficit imprime dinero, por lo que tenemos una inflación de 10-11 por ciento mensual.

No tenemos ninguna capacidad de producción, entonces el socialismo del siglo XXI terminó en una calle ciega.

Los economistas se han cansado de explicar las consecuencias de continuar con el modelo de controles. ¿Por qué el presidente Nicolás Maduro no toma correctivos?

Se puede explicar de dos maneras. Una es que lo que habría que hacer es extraordinariamente doloroso y el presidente Maduro piensa que si prolonga el sufrimiento, con ese sufrimiento también extiende su presidencia; mientras que si toma las medidas que hacen falta en el cortísimo plazo podrían hacerlo tan impopular que alguien le pediría de inmediato que dé un paso al costado.

Él sabe que no hacer el ajuste lo lleva a una calle ciega brutal, pero prolonga su vida. Por otro lado, al no ajustar cosas como la tasa de cambio él le mantiene las cuotas de poder a los militares que importan comida o que tienen el contrabando de gasolina en la frontera.

Hay unos grupos de interés que lo ayudan a sostenerse y él les ayuda a sostenerse a ellos, son grupos de interés que lo tienen capturado.

Por último, no se puede descartar que el chavismo no cree en nada de eso: no cree en los precios, en los mercados; como sí creen, por ejemplo, los mandatarios boliviano Evo Morales o el nicaragüense Daniel Ortega. Tienen países con inflación de un dígito que van creciendo poco a poco siendo socios ideológicos de Venezuela, pero que ni remotamente se les ocurre adoptar su locura.

Usted asegura que la estrategia del Gobierno se reduce a una serie de malabarismos para ir financiándose por espacio de semanas, ni siquiera piensa en términos de meses…

A lo sumo cada mes inventan algo. Por ejemplo, Venezuela mandó petróleo subsidiado a República Dominicana y se nos ocurrió que todo lo que nos deben nos lo pagaran ya, pero con un descuento de 50 por ciento. Así agarramos 1.900 millones de dólares.

Luego se nos ocurrió entregar el oro en una operación de swap, donde lo vendimos con un acuerdo para recomprarlo dentro de cuatro años si tenemos plata –vale decir que 4 años es el infinito para Maduro–.

Endeudaron a Citgo que no tenía deudas, pero sus activos en Estados Unidos la hacen relativamente atractiva. Muy pronto van a empezar a disponer del oro que queda en reservas internacionales, pero en realidad lo que están haciendo es arruinar la República.

El presidente Maduro ha dicho que no desmontará el sistema. ¿Hasta cuándo se puede mantener el statu quo, sobre todo con el bajón de las ganancias petroleras?

La situación sí se puede prolongar: las colas serán más largas, la escasez será más fuerte, la inflación seguirá creciendo e imagino que ese proceso tiene un límite, aunque soy incapaz de predecir cuándo ocurrirá algo en términos abstractos o un estallido social. Racionalizar eso es una estafa porque ya estamos en un punto que muchos considerábamos impensable en el 2005 o 2006.

No es un tema de si se agotan las reservas, por ejemplo…

Si se acaba el oro igual te están entrando 35.000 millones de dólares de petróleo, que es mucho…

Pero mucho menos que el año pasado.

Claro, no permite jamás sostener el ritmo de importaciones al que estás acostumbrado. Una vez que se acabe el oro y el país no tenga activos habrá que importar menos y la escasez será mayor. Será un proceso de deterioro gradual ¿hasta cuándo? Quizá hasta que el Gobierno pierda elecciones y sea el inicio de un proceso de cambio y transición relativamente pacífico. Lo veo improbable, pero es al que le apuesto, aunque el Gobierno ha dado bastantes muestras de que está dispuesto a llegar bien lejos antes de abandonar el poder.

En octubre Venezuela debe pagar por servicio de deuda unos 10.000 millones de dólares, poco más de sus reservas internacionales. ¿Puede cumplir estos compromisos? ¿Tendría que endeudarse más?

A estas alturas nadie le va a prestar ese dinero a Venezuela. Es cuestión de saber si el régimen va a salir a vender oro o a vender Citgo para pagar. Tienen vencimiento de 9.500 millones de dólares este año, en el 2016 tienen que pagar otros 10.000 millones y en el 2017, 10.000 millones de dólares más.

Entonces se están aproximando a la opción de dejar de pagar la deuda. Una de las consecuencias de eso es pérdida de prestigio, y el gobierno de Maduro lo ha perdido incluso sin dejar de pagar.

La otra es que no le prestarían más en los mercados internacionales, pero al Gobierno ya no le prestan o le prestan al 35 por ciento de tasa de interés, lo que equivale a decir que no le otorgan ni un crédito más. De manera que los dos costos que caen encima cuando dejas de pagar ya el Gobierno los ha incurrido y no está teniendo ninguno de los beneficios.

Por eso el mercado le asigna una probabilidad de 57 por ciento a que Venezuela deje de pagar su deuda este año y de 97 por ciento que deje de pagar su deuda en algún momento de los próximos tres años.

¿China no estaría dispuesta a prestar más plata?

Todo esto que acabo de decirle China se lo sabe de memoria y no tienen un pelo de tontos. Saben que están lidiando con un Gobierno relativamente quebrado, con unos niveles de popularidad en sus bajos históricos, entonces están dispuestos a involucrarse muy poco.

Recordemos que China nos da plata pero a cambio de petróleo, entonces cuando Maduro dice “me dieron 5.000 millones” esos son unos barriles de petróleo que tendrá que dar pero los cobró por adelantado.

¿Qué tanto puede ayudar al Gobierno el aumento del precio de la gasolina?

Lo malo del aumento de la gasolina es que no genera dólares sino bolívares. La única manera de que genere dólares es que la aumenten tanto que caiga el consumo interno y se empiece a exportar, pero eso no está planteado ni remotamente.

La única cosa buena es que racionalizaría un poco el uso de la gasolina y le daría al Gobierno unos ingresos en bolívares que no tiene que imprimir, entonces la presión inflacionaria en vez de 150 sería 80 o 100 por ciento, que igual es una catástrofe. Es una medida que hace falta, pero no es la que va a sacar al Gobierno del hueco.

¿Qué significa que Venezuela no publique desde hace un año su índice de escasez y no haya dicho cuanto es la inflación en lo que va del 2015?

Es un reconocimiento del Gobierno de que nadie confía en el. Creo que el costo para el Gobierno al dejar de publicar la inflación es irrelevante, porque un país decente cuando deja de hacer eso los inversionistas lo que hacen es preocuparse y demorar sus inversiones.

Eso no va a pasar en Venezuela porque prácticamente no queda nadie para invertir.

¿Cuánto dinero necesitaría Venezuela para empezar algún proceso de recuperación?

Para mí lo que necesita es que esta gente salga, porque Venezuela es un país solvente que tiene las reservas de petróleo más grandes del mundo, que pudiera invitar a un proceso de inversión privada creíble y generar confianza.
Después de eso los dólares que nos falten se pueden pedir prestados, pero solo después de eso porque así como estamos esa cifra no nos la va a prestar nadie.

Venezuela gastó en el 2013 como si el petróleo estuviera a 195 dólares por barril, una cosa insostenible. Pero una administración de transición se vería beneficiada por una percepción de riesgo muchísimo más baja, lo que le ayudaría a emitir deuda a mediano plazo, pagar los de corto plazo y generar una reactivación de la inversión privada.

Luego podría acudir al Fondo Monetario Internacional con un programa de ajustes perfectamente creíble y pedir entre 18.000 o 20.000 millones de dólares y entonces ajustar de nuevo la economía. Venezuela no tiene ninguna razón de estar pasando por esto como no sea que a esta gente se le ocurrió reeditar una receta fracasada y llevar a la economía a la ruina.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO