Nicolás Maduro revela contraataque a plan
que inició oposición para sacarlo del poder

Los seguidores del mandatario serán censados a partir del 1 de abril y recibirán un 'carnet bolivariano'.

Maduro dice que está librando una lucha contra la crisis económica.

AFP

Internacional
POR:
AGENCIAS
marzo 12 de 2016 - 10:04 p.m.
2016-03-12

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció hoy que cada uno de sus seguidores será censado y recibirá instrucciones para el contraataque que prepara para encarar al empeño opositor por sacarlo del palacio presidencial este mismo año.

Ante miles de adeptos en el centro de Caracas, y tras concluir la oposición, un mitin asimismo multitudinario en otra zona capitalina donde retumbó la petición de su renuncia, Maduro anunció el "carnet bolivariano" para que sus seguidores sepan qué hacer "si nos buscan por aquí, si nos buscan por acá", advirtió en su discurso.

"Ha llegado el momento", repitió en un acto trasmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, de que cada chavista esté plenamente identificado y lleve un carnet con "un chip del siglo XXI", capaz de recibir instrucciones en tiempo real.

Se trata de un "gran censo de patriotas, de bolivarianos y chavistas auténticos" que arrancará el 1 de abril para la posterior entrega del "carnet bolivariano" no solo a los militantes del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sino a "todos los bolivarianos, más allá de los partidos", sostuvo.

Maduro hizo el anuncio ante una multitud convocada para repudiar la decisión del
presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de mantener vigente un decreto que emitió hace un año mediante el cual declara a Venezuela "una amenaza" para la seguridad estadounidense.

Esta es la antesala de una intervención estadounidense "a gran escala" en Venezuela, según la interpretación chavista.

"Cuando Obama firma el decreto le está dando luz verde a los terroristas aquí para que se vuelvan locos", dijo Maduro en alusión también a la activación de varias opciones constitucionales que ha decidido la oposición para intentar acortar su mandato.

La marcha opositora de hoy marcó precisamente el inicio de la "presión de calle" para que Maduro dimita, y a la vez para que se celebre un referendo revocatorio de su mandato y, paralelamente, para que el Parlamento, de mayoría opositora, modifique la Constitución y acorte de seis a cuatro años el período presidencial.

"¡Hagan lo que les dé la gana. Yo estoy aquí para luchar y Maduro va a estar aquí está el último día!" de su mandato, que finaliza el año 2019, respondió el jefe del Estado.

Para ello, dijo contar "con el apoyo del pueblo, de la Fuerza Armada, de la historia y con la decisión absoluta de que aquí no se rinde nadie; así que vengan por mí, pues que hay bastante pueblo para enfrentarlos y vencer".

Previamente, el presidente de la unicameral Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Henry Ramos Allup, quien a sus 72 años y más de medio siglo de protagonismo político se ha alzado como nuevo líder opositor, cerró la ronda de discursos en la manifestación contra Maduro tildándolo de "pendejo" (bobo) y de "forajido" a su Gobierno.

Se trata de un "pendejo" al frente de un "Gobierno forajido que solo es capaz de robar como el peor de los delincuentes", manifestó. "Maduro, ahórranos la tragedia y renuncia, chico.

Tú no puedes seguir ahí. Hazle ese favor a Venezuela" que las propias bases del chavismo "te lo van a agradecer infinitamente", añadió Ramos Allup. El jefe del Legislativo repitió que todos los otros poderes del Estado están a merced de Maduro, incluidos -dijo- los "bandoleros" del Tribunal Supremo de Justicia, e indicó que una vez que este sea desalojado del poder "sus secuaces terminarán entre rejas".

"No nos dejen solos, sigan ayudándonos", pidió Ramos Allup a los manifestantes opositores, a quienes confirmó que el Legislativo citará a los ministros para decidir sobre la renovación del decreto presidencial de emergencia económica en vigor desde enero pasado. La AN, que rechazó ese decreto de Maduro que luego fue validado por el Supremo, realizará este domingo una "sesión especial y la vamos a declarar permanente" para conocer la petición de renovación que Maduro le hizo a los diputados, reveló Ramos Allup.

"Vamos a citar a los ministros que se esconden (...); vamos a ver si concurren a dar información" y con base en ello "la AN decidirá libremente dentro del lapso ocho días, que comenzó el viernes, si autorizará o negará" tal prórroga, precisó.

El titular del Legislativo, que recordó que el Supremo también limitó la comparecencia de ministros al Parlamento, añadió que le parecía contradictorio que el jefe de Estado recurriera nuevamente a la AN si no aceptaba los fallos de los diputados y sí de los jueces.

El Supremo sentenció en febrero que tenía plena validez y vigencia el decreto de emergencia económica que Maduro promulgó el 14 de enero, mediante el cual declaró un estado de excepción temático con vigencia de sesenta días prorrogables por igual lapso.

"No ha hecho nada en estos sesenta días y pide prórroga para seguir no haciendo nada", apuntilló Ramos Allup.

LA ESTRATEGIA DE AHORRO PARA ENFRENTAR LA SEQUÍA

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó que decretará una semana de asueto para la administración pública y el sistema educativo para ahorrar energía eléctrica y agua, en medio de una severa sequía ocasionada por El Niño.

"He tomado la decisión de declarar toda la Semana Santa, desde el sábado (19 de marzo) que viene hasta el domingo de Resurrección (27) como días feriados no laborables para todos los trabajadores públicos del país y toda la educación nacional", anunció Maduro al cierre de una manifestación en el centro de Caracas.

El 25 de febrero pasado, el gobierno venezolano ordenó reducir los horarios de trabajo de los empleados públicos y el consumo eléctrico de sus dependencias, como medidas de ahorro de energía.

Las autoridades argumentan que Venezuela está afectada por el fenómeno climatológico de El Niño, que ha disminuido severamente las lluvias en el país, lo que habría mermado la capacidad de generación hidroeléctrica.

Venezuela, que vivió una dura crisis eléctrica en 2010 y padece constantes apagones en las provincias, ya tiene vigente una orden para que los centros comerciales presten servicio en horario reducido en caso de que no puedan autogenerar su electricidad en horas de mayor consumo.