Maduro rompe con patronal y dice que seguirán los controles

El Presidente de Venezuela calificó de ‘prepotente’ al empresariado que pide la armonización de las políticas monetarias y cambiarias con el resto de la región.

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, dijo que ‘se acabaron sonrisitas con Fedecámaras”.

Archivo particular

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, dijo que ‘se acabaron sonrisitas con Fedecámaras”.

Internacional
POR:
abril 23 de 2015 - 03:36 a.m.
2015-04-23

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, rechazó cualquier tipo de diálogo con Fedecámaras, la patronal de las grandes empresas, y descartó desmantelar los controles estatales de cambio de divisas y de precios de los productos de consumo masivo que están en vigor desde el 2003.

“Habrase visto mentalidad de gente prepotente que dice: ‘Maduro debe liberar los precios’. ¡Al revés va a ser; atentos! ‘Maduro debe liberar el cambio y entregarnos los dólares a nosotros’. ¿Los dólares del pueblo para ustedes?”, preguntó en una alocución televisada. El control estatal sobre las divisas y los productos básicos fue instaurado en el 2003 por el entonces presidente Hugo Chávez, mentor y antecesor de Maduro, tras un fallido golpe de Estado y una posterior huelga general, acciones lideradas por los dirigentes de entonces de Fedecámaras.

A juicio del mandatario, el gremio empresarial sigue “en guerra con el país y con el pueblo”. Maduro ordenó a sus ministros sacar de sus agendas eventuales encuentros con el presidente de Fedecámaras, Jorge Roig, y con directivos de las empresas que asocia ese gremio.

El presidente de Fedecámaras ha recomendado alzas de precios y a la vez de sueldos y salarios para apuntalar la lucha contra prácticas especulativas como el contrabando y el mercado paralelo.

“Se le acabó el tiempo, se acabaron las manos extendidas y las sonrisitas a Fedecámaras”, remarcó, al asegurar que el gremio es “responsable de todo el sabotaje y la guerra económica por debajo y me va a tener a mí de frente”.

Maduro acusa a los empresarios asociados en Fedecámaras de secundar “una guerra económica”, a su juicio propiciada por la oposición para dar al traste con su gestión, que tiene como efectos una aguda escasez de productos y su venta ilegal en el ‘mercado negro’ o su salida a países vecinos como contrabando.

La patronal ha recomendado armonizar los precios con el mercado internacional para evitar el contrabando de productos hacia los países vecinos, especialmente hacia Colombia.

LA DEUDA EMPRESARIAL CON EL EXTERIOR

Importadores e industriales privados de Venezuela deben unos 10.000 millones de dólares a sus proveedores internacionales por la demora del Gobierno en autorizarles la compra de divisas bajo un férreo control de cambios, denunció ayer el mayor gremio empresarial del país. Ese monto es de facturas de productos e insumos que fueron despachados por los proveedores, pero que no han sido cancelados porque la autorización de los dólares para pagarlos está entrampada en los procedimientos oficiales y por la falta de moneda extranjera.

Agencias