Magnate Eike Batista dice adiós al carbón colombiano

CCX Colombia –firma controlada indirectamente por la brasileña CCX Carvão da Colombia, empresa a su vez subordinada de la holding CCX– acordó vender a Transwell Enterprises Inc. las minas a cielo abierto Cañaverales y Papayal, por 75 millones de dólares.

Eike Batista ha visto como las empresas de su emporio han caído de manera sistemática.

Archivo Portafolio.co

Eike Batista ha visto como las empresas de su emporio han caído de manera sistemática.

POR:
septiembre 16 de 2013 - 02:55 a.m.
2013-09-16

 

El comprador se compromete, entre otros, a transportar el mineral producido a través de la infraestructura logística que creará CCX, y que está compuesta por una vía férrea y un puerto.

La mina Cañaverales posee 27,3 millones de toneladas de reservas de carbón; y Papayal, 15,6 millones.

Dichas minas están localizadas en La Guajira, y cada una tiene una producción anual de 2,5 millones de toneladas, que representan cerca de 6,7 por ciento de participación en el negocio de exportación de carbón colombiano.

Aun así, Batista, dueño del 56,3 por ciento de CCX Carvão da Colombia, mantendrá la titularidad del 100 por ciento del proyecto carbonífero subterráneo San Juan, también en La Guajira y el puerto y ferrovía anotados.

San Juan tiene, por su lado, 671,8 millones de toneladas de reservas de carbón, pero también sería vendida.

Batista es célebre porque en el 2008 aparecía en el ranking de la revista Forbes solo con una fortuna de 6.600 millones de dólares y el año siguiente la elevó a 7.500 millones, en contravía de la mayoría de grandes magnates, que vieron cómo cayeron sus fortunas.

Paralelamente, saltó ese año del puesto 142 al 61 de del escalafón, y se convirtió en el mayor multimillonario brasileño.

Sin embargo, luego empezó un declive a causa de las deudas acumuladas, lo que lo ha llevado a vender activos importantes.

Según ABC, las dificultades empezaron en junio del 2012, cuando su filial OGX reveló que uno de sus pozos de petróleo produciría 5.000 barriles diarios, en lugar de los 20.000 estimados.

Además, este año se ubicó en el puesto 100 en el ranking de Forbes, con una fortuna de 10.600 millones de dólares, pero como séptimo en su país.

La baja en los precios de los minerales, la situación de su país y el fuerte respaldo estatal con que ha contado su holding influyen en la caída de sus acciones en el mercado.

Batista había comprado las minas de carbón en La Guajira en el 2009.

Siga bajando para encontrar más contenido