Mal juicio de Donald Trump sobre el Acuerdo de París

La retirada de un compromiso compartido para proteger nuestro planeta conlleva perturbadoras repercusiones.

Donald Trump

Donald Trump (Ohio)

Reuters

POR:
Portafolio
junio 09 de 2017 - 08:24 p.m.
2017-06-09

Estados Unidos es una superpotencia canalla. Su decisión de la semana pasada, de renunciar a la participación en el acuerdo climático alcanzado en París en diciembre de 2015, enfatizó esta realidad. La cuestión es cómo responder.

(Lea: 'Trump me pidió olvidar investigaciones contra Flynn': exjefe del FBI

La negación del calentamiento global causado por actividades humanas es un artículo de fe para un sinnúmero de republicanos: la hostilidad de Donald Trump hacia actuar en pro de una solución no es idiosincrasia. Pero el cabildeo inteligente refuerza la incredulidad. El debate se parece a las discusiones sobre los peligros ocasionados por el plomo y el tabaco. En esos casos, los grupos de presión también explotaron todas las incertidumbres. Los argumentos para tomar medidas en relación con el clima son tan sólidos como en aquel caso. Pero la ofuscación ha sido eficaz una vez más.

(Lea: Trump le da la espalda a la lucha contra el cambio climático

Las opiniones de EE.UU. sobre el papel del país a nivel mundial también son importantes. H.R. McMaster y Gary Cohn, los asesores de Trump en materia de seguridad y economía, recientemente escribieron que: “El presidente se embarcó en su primer viaje al extranjero con una clara visión de que el mundo no es una ‘comunidad global’ sino una arena donde las naciones, las figuras no gubernamentales y las empresas se enfrentan y compiten por obtener la ventaja. Nosotros traemos a este foro una fortaleza militar, política, económica, cultural y moral inigualable. En vez de negar esta naturaleza elemental de los asuntos internacionales, la acogemos”. Debemos recordar que estos individuos son los ‘adultos’ en la Casa Blanca.

(Lea: Latinos en EE.UU. dejan de gastar dinero debido a represión de Trump

EE. UU. abandonó esta visión del siglo XIX de las relaciones internacionales después de que terminara tan catastróficamente en el siglo XX. En su lugar surgieron las ideas, embebidas en las instituciones que creó y en las alianzas que formó, que afirman que los valores son tan importantes como los intereses, y que las responsabilidades son tan importantes como los beneficios. Ante todo, la tierra no es solo una arena. Es nuestra casa compartida. No pertenece a una sola nación, ni siquiera a una tan poderosa. Cuidar el planeta es responsabilidad moral de todos.

La hostilidad hacia la ciencia y una estrecha visión de los intereses sentaron las bases para el rechazo del Acuerdo de París por parte de Trump. Pero su discurso también fue una característica mezcla de falsedad y de resentimiento.

Así, Trump declaró que “a partir de hoy, EE. UU. cesará toda la implementación del Acuerdo de París, no vinculante, y las cargas financieras y económicas draconianas que el acuerdo impone a nuestro país”.

No obstante, un acuerdo “no vinculante” difícilmente puede imponer cargas financieras y económicas draconianas. De hecho, el punto del pacto era que cada país presentara su “prevista contribución nacionalmente determinada”. El mecanismo subyacente del Acuerdo de París era la ‘presión de grupo’, encaminada a lograr un objetivo compartido.

No existía coacción alguna.

Trump también argumentó que el acuerdo tendría poco efecto sobre el clima. En su actual forma, eso es cierto. La razón principal es que los participantes significativos —incluyendo a EE. UU.— no acordaron hacer nada más. Argumentar contra la adhesión a un acuerdo porque es ineficaz, cuando la obstinación de su propio país ayudó a que así fuera, es absurdo.

Trump afirmó: “No queremos que otros líderes y que otros países se vuelvan a reír de nosotros. Y no lo harán. No lo harán”.

Esa es una fantasía paranoica. El segundo mayor emisor mundial de dióxido de carbono es EE. UU. Sus emisiones son un 50 por ciento mayores que las de la Unión Europea (UE) y sus emisiones per cápita son el doble de las de ese bloque o de las de Japón. Lejos de ser explotado por otros, como lo insinúa Trump, EE. UU. produce emisiones de manera exorbitante. La cooperación estadounidense no es una condición suficiente para la gestión de los riesgos climáticos, pero es necesaria. Este repudio no es cuestión de risa.

Dado que el acuerdo se basa en compromisos nacionales, el camino sensato para EE. UU. hubiera sido permanecer en el proceso y presionar para implementar planes mucho más ambiciosos en general.

EE. UU. hubiera podido unir sus esfuerzos a lo que otros, particularmente China, estaban dispuestos a lograr. Sin embargo, ahora, fuera del marco, no logrará nada parecido.


Tampoco existe una posibilidad real de negociar otro marco. Los compromisos debieran evolucionar. El marco no lo hará.

En la década de 1920, EE. UU. repudió la Sociedad de Naciones (SDN), también conocida como la Liga de las Naciones. Eso llevó al colapso del acuerdo europeo posterior a la Primera Guerra Mundial. Actualmente, se está retirando de un compromiso compartido para proteger nuestro planeta. Las repercusiones son inquietantes.

Es cierto que 12 estados —los cuales generan más de un tercio del producto interno bruto (PIB) de EE. UU.— y 187 ciudades estadounidenses se han comprometido a reducir sus emisiones para el año 2025 en un 26 a 28 por ciento por debajo de los niveles del 2005, como se había prometido bajo la administración de Barack Obama.

Sin embargo, aunque sea deseable, eso no puede reemplazar un compromiso por parte de EE. UU., tal y como lo argumenta el exsecretario del Tesoro, Hank Paulson.

Los optimistas también afirman que el progreso tecnológico en el campo de las energías renovables es tan rápido que las decisiones de políticas pueden no importar: la economía misma conducirá a la necesaria descarbonización de las economías. Esto todavía parece improbable. Los incentivos y otras intervenciones siguen teniendo importancia, sobre todo porque las decisiones en materia de inversión conllevan un efecto duradero. La infraestructura que construyamos hoy moldeará el uso de la energía durante décadas.

Los participantes restantes del Acuerdo de París deben atenerse a sus planes. También deben comisionar un análisis de cómo lidiar con los oportunistas. Se deben considerar todas las opciones, incluso las sanciones.

Mientras tanto, los estadounidenses que entiendan lo que está en juego necesitan luchar contra la irracionalidad y el derrotismo que condujeron a este resultado. Si existe un país que tiene los recursos para lograr ser exitoso mediante la transición de la energía es el suyo.

EE. UU. no puede “restaurar su grandeza” rechazando la responsabilidad global y acogiendo el carbón. Eso es atávico. El llamado Trump a la irracionalidad, a la xenofobia y al resentimiento es aterrador. El mundo debe continuar avanzando, confiado en que los estadounidenses serán una vez más inspirados, en las gloriosas palabras de Abraham Lincoln, por “los mejores ángeles” de su naturaleza.

Martin Wolf
Columnista del Financial Times

Siga bajando para encontrar más contenido