Marea de fieles en la primera misa de Francisco en Ecuador

Unas 800.000 personas se dieron cita en la primera celebración del sumo pontífice en Guayaquil, donde se centró en la familia. Este martes oficiará otro acto religioso multitudinario en Quito.

Marea de fieles en la primera misa de Francisco en Ecuador

Agencia

Marea de fieles en la primera misa de Francisco en Ecuador

Internacional
POR:
julio 07 de 2015 - 02:51 a.m.
2015-07-07

Cientos de miles de feligreses ecuatorianos emocionados escucharon este lunes al papa Francisco en la eucaristía que celebró en la ciudad de Guayaquil, donde llevó su mensaje sobre la familia y sugirió que se buscaran formas de llegar a los católicos que se sienten excluidos por la Iglesia en un sínodo este año.

Después de su arribo el domingo a la capital ecuatoriana, Francisco, de 78 años, viajó a esta ciudad para visitar el santuario de la Divina Misericordia antes de la misa. Fiel a su estilo humilde, se trasladó desde el aeropuerto en un pequeño Fiat plateado que llevaba las placas del Estado de la Ciudad del Vaticano.

Las multitudes se apostaron en el camino, a pesar de la alta temperatura, para tratar de tocar el auto y lanzarle flores.

Luego, se subió a un Jeep descubierto para llegar al escenario del parque donde celebró la primera misa de su gira por Suramérica, ante unas 800.000 personas, según cálculos oficiales.

Muchos lo habían esperado acampando desde la noche anterior, cantando y orando. “He venido a este encuentro espiritual y a pedir que el papa me sane porque tengo cáncer”, dijo Franklin Borbor, de 48 años, quien viajó por más de cinco horas.

El eje central de la homilía fue la familia, a la que consideró “la gran riqueza social que otras instituciones no pueden sustituir, que debe ser ayudada y potenciada”. Francisco hizo hincapié en la solidaridad con los mayores, los desempleados y los que atraviesan problemas.

El tema de la familia será discutido en un sínodo –reunión de obispos en el Vaticano–, en octubre, y que durará un mes.

En la reunión está previsto que sean debatidas las formas de llegar a los católicos que se han divorciado y vuelto a casarse fuera de la Iglesia, que no pueden recibir la comunión a menos que se abstengan de las relaciones sexuales.

También se tratarían las maneras de abordar a los católicos homosexuales.

FLORES PARA EL PAPA

Después de la misa, Francisco se reunió con colegas jesuitas. Además almorzó con uno de sus amigos, el español Francisco Cortés, conocido como el padre ‘Paquito’, a quien no veía hace tres décadas. Tras el encuentro, el sumo pontífice regresó a Quito para un encuentro con el presidente Rafael Correa en el Palacio de Carondelet, que fue adornado con grandes banderas y más de 120.000 rosas de fincas ecuatorianas.

Francisco también visitó el Santuario de la Divina Misericordia, donde estuvo unos minutos orando en silencio, para luego dar la bendición con su característico sentido del humor. “Les doy la bendición (...) No les voy a cobrar nada, pero les pido por favor que recen por mí. ¿Me lo prometen?”, dijo.

Este martes, el papa oficiará el segundo acto litúrgico de masas en Quito y el miércoles llegará a la ciudad boliviana de El Alto. Posteriormente se dirigirá a La Paz para entrevistarse con el presidente Evo Morales y visitar la catedral. El sumo pontífice se trasladará después a Santa Cruz (este), donde el jueves celebrará una misa multitudinaria y se reunirá con organizaciones sociales, mientras que el viernes visitará la cárcel de Palmasola, una de las más conflictivas del país, antes de partir hacia Paraguay, su última parada antes de retornar al Vaticano.

EN BOLIVIA PREPARAN UN GRAN DESPLIEGUE DE SEGURIDAD

El gobierno boliviano movilizará a 17.000 policías y militares para dar seguridad en las actividades previstas en las regiones de La Paz y Santa Cruz con motivo de la visita del papa Francisco, informó una fuente oficial.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, detalló que de ese total, 11.000 son policías y los otros 6.000 pertenecen al Ejército de tierra. Romero indicó que 4.000 policías se desplazarán en las ciudades de El Alto y La Paz, en las que el papa estará durante unas horas mañana, y los 7.000 restantes están asignados a Santa Cruz, donde permanecerá hasta el viernes.

Los agentes policiales cumplirán múltiples tareas, entre ellas “garantizar el ordenamiento vial, neutralizar posibles acciones criminales y estar atentos a cualquier acción subversiva”, añadió el funcionario.

Reuters