Mariano Rajoy mantiene subsidios y desafía al BCE

El líder español mantiene subsidios, que debían de expirar el martes.

POR:
agosto 15 de 2012 - 11:47 p.m.
2012-08-15

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy corre el riesgo de irritar a las autoridades europeas que necesita estén de su lado, al extender los subsidios de desempleo para evitar tensiones sociales.

Rajoy dijo que su gobierno seguirá haciendo pagos a quienes llevan mucho tiempo sin empleo y extendió seis meses más un beneficio que estableció su predecesor socialista hace tres años y debía expirar ayer.

El mandatario reiteró que podría considerar pedir ayuda a Europa para reducir los rendimientos de los bonos a 10 años, que rondan el 7 por ciento y no dijo cómo se pagaría la medida, que calificó de “justa”.

El primer ministro trata de evitar protestas por parte del mayor ejército de desempleados de Europa conforme declina su popularidad.

El plan de aumentar el gasto dos semanas después de que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, ofreciera volver a intervenir en los mercados de bonos amenaza con afectar su mejor vía de reducir los costos crediticios respecto a niveles cercanos a los que llevaron a Grecia, Portugal e Irlanda a solicitar rescates.

“Va a provocar una respuesta indignada y hará que el BCE se muestre aún menos dispuesto a brindar apoyo”, dijo Stuart Thomson, un administrador de fondos de Ignis Asset Management en Glasgow, que estima que España buscará fondos externos para fin de año.

“¿Para qué contaminar las negociaciones con resistencias y decisiones que irritarán a los europeos del norte?”.

Los rendimientos de los bonos españoles han caído 42 puntos básicos desde el 2 de agosto, cuando Draghi dijo que el BCE estaba dispuesto a comprar bonos soberanos para reducir los rendimientos.

SIN PRESIONES, LOS POLÍTICOS FLEXIBILIZAN MEDIDAS

Las autoridades del BCE han criticado que anteriores intentos del banco central de reducir los costos crediticios hayan llevado a los políticos a flexibilizar el compromiso de instrumentar recortes presupuestarios y medidas de reorganización de sus economías, a las cuales se habían comprometido.

El BCE compró bonos españoles e italianos durante un breve periodo el año pasado para bajar el costo de la deuda soberana.

“No hemos olvidado lo que pasó en agosto del año pasado: compramos bonos italianos e, inmediatamente después, el gobierno italiano renegó de sus compromisos”, dijo Luc Coene, un miembro del Consejo Gobernante del BCE.

Siga bajando para encontrar más contenido