McDonald's y Heinz se 'divorcian' después de 40 años

La cadena estadounidense de restaurantes dejará de servir salsas de la casa Heinz tras una decisión motivada por cambios en la dirección de la empresa especializada en la producción de condimentos.

El cambió repercutiría en 34.000 restaurantes de todo el mundo.

Archivo Portafolio.co

El cambió repercutiría en 34.000 restaurantes de todo el mundo.

POR:
octubre 28 de 2013 - 04:38 p.m.
2013-10-28

El anuncio de McDonald's del pasado viernes pasó casi desapercibido entonces y apenas tuvo incidencia este lunes en las proyecciones de los inversionsitas en Wall Street. La cadena de comida rápida cotizaba ligeramente al alza en horas de la mañana, pese al notable esfuerzo que supondrá cambiar al proveedor de salsas de muchos de sus más de 34.000 restaurantes en todo el mundo.

La decisión de la primera cadena de comida rápida del planeta se produce después de que Heinz haya nombrado como consejero delegado al brasileño Bernardo Hees, quien antes había desempeñado el mismo cargo durante tres años en la cadena Burger King, el gran rival de McDonald's a nivel tanto estadounidense como internacional.

"Como resultado de los recientes cambios en la dirección de Heinz, hemos decidido emprender una transición hacia otros proveedores", indicó McDonald's en un comunicado, en el que aseguró haber comunicado la decisión a Heinz para "trabajar juntos para garantizar una transición fluida y ordenada".

En abril, Heinz anunció el nombramiento de Hees como consejero delegado para completar la compra de la compañía por parte de un consorcio formado por los fondos de inversión Berkshire Hathaway, presidido por el multimillonario Warren Buffet, y el brasileño 3G Capital, que a su vez controla Burger King.

Pese a que tanto McDonald's como Heinz son compañías estadounidenses, el movimiento de la cadena de hamburgueserías tendrá mayor repercusión en el resto del mundo que en el país norteamericano, donde Heinz solo proveía salsas a los restaurantes de las áreas de Pittsburgh (Pensilvania) y Minneapolis (Minesota).
EFE

Siga bajando para encontrar más contenido