Los retos económicos que debe enfrentar Michel Temer como presidente interino

Aunque la economía tendría una recuperación lenta, la llegada de Temer abre una luz de esperanza para recuperar la confianza de un país en recesión.

Michel Temer

Michel Temer ya es presidente interino. Este jueves firmó el acta de posesión, junto a su nuevo gabinete.

AFP

Internacional
POR:
Portafolio
mayo 12 de 2016 - 06:38 a.m.
2016-05-12

La peor recesión que vive Brasil en décadas podría estar cerca de tocar fondo mientras el presidente interino, Michel Temer, se prepara para asumir el poder con una agenda amistosa con los mercados y un amplio apoyo para poner fin a una crisis política.

La esperanza de que Temer reduzca los subsidios estatales y restaure la confianza en la novena mayor economía del mundo ha provocado un alza en las acciones brasileñas y los economistas comenzaron a elevar las previsiones de crecimiento para este año y el 2017.

Brasil, que fue uno de los mercados emergentes preferidos, verá una contracción del 3,9 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) este año y sólo crecerá un 0,50 por ciento en 2017, según la mediana de las previsiones de unos 100 economistas consultados la semana pasada por el banco central.

Si bien es poco consuelo para un país que sufre un aumento del desempleo, un declive del gasto de consumo y una inflación de casi el 10 por ciento, es la primera vez en casi un año en que mejoran las proyecciones de crecimiento.

Orquestar un cambio será una tarea de enormes proporciones para Temer. El líder del partido más grande de Brasil a sus 75 años relevará a la presidenta Dilma Rousseff.

Las pérdida de empleo sigue aumentando a un ritmo histórico y algunos economistas advierten que el mercado bursátil -que ha subido cerca de un 40 por ciento en términos de dólares en 2016- refleja las ilusiones de los inversionistas después de años de intervencionismo bajo el Gobierno de Rousseff.

Pese a todo, han empezado a aparecer señales de que la recesión se está frenando. Con una caída de la producción económica en un 7 por ciento desde 2014, las compañías se han desprendido de su exceso de inventarios y los costos laborales han bajado, reduciendo la inflación.

La confianza de los consumidores y empresarios, aún en mínimos históricos, ha mostrado señales de estabilizarse.

“Las cosas han dejado de empeorar”, dijo Walter Cover, presidente de Abramat, una asociación de empresas de materiales de construcción, después de reportar una caída de 10 por ciento en las ventas de abril respecto del mismo período del año pasado.

Una fuerte depreciación de la moneda brasileña, el real, en el último año ha ayudado a reducir la competencia extranjera y los fabricantes comienzan a respirar tras dos años de dolor.

El déficit de cuenta corriente de Brasil, una medida de la vulnerabilidad del país a las crisis globales, se redujo en un 70 por ciento en el primer trimestre respecto del mismo periodo del año anterior por una caída de las importaciones.

Pero aún se prevé que la economía se contraiga por segundo año consecutivo en 2016, en la que sería la peor recesión en más de un siglo. Esto ocurre tras una década de prosperidad que sacó de la pobreza a casi 30 millones de personas, según el Banco Mundial.

En febrero, un sondeo de Reuters mostró que analistas esperan que la economía de Brasil vuelva a su tamaño previo a la crisis recién en 2019.

"OPORTUNIDAD DORADA"

Temer planea moverse rápido si el Senado suspende a Rousseff, proponiendo cambios al costoso sistema de pensiones y al complejo código tributario, dijeron sus asesores. También buscará la privatización de compañías estatales.

"Una nueva administración con Michel Temer tiene una oportunidad dorada para provocar un giro en la economía brasileña", dijo Marcelo Carvalho, economista jefe de BNP Paribas para América Latina, quien elevó su previsión de crecimiento para 2017 del 0 al 2 por ciento.

Las expectativas de que Temer tenga éxito en la aprobación de las reformas son fundamentales para el pronóstico de Carvalho.

Otros son menos optimistas ya que muchos de los cambios propuestos sin impopulares y necesitarán la aprobación de un Congreso fragmentado.

Los economistas también advierten de que la economía, sofocada por los altos impuestos y la burocracia, no será capaz de crecer mucho más rápido sin reformas.

La tasa de crecimiento potencial de Brasil ha caído a sólo el 1,5 por ciento al año, bastante baja para un país de ingresos medios, según el economista de Nomura Joao Pedro Ribeiro.

Fitch degradó la semana pasada la calificación crediticia de Brasil aún más dentro del territorio basura, en un recordatorio de la complicada tarea a la que se enfrenta Temer, quien hasta hace poco era un desconocido para la mayoría de los brasileños.