El mercado vislumbra el final del descenso de los precios

Un sinnúmero de inversionistas cree que la caída de las materias primas ha terminado porque los precios están, en muchos casos, por debajo del costo de producción.

El mercado vislumbra el final del descenso de los precios

Archivo

El mercado vislumbra el final del descenso de los precios

Internacional
POR:
noviembre 07 de 2015 - 12:13 a.m.
2015-11-07

Después de la caída de los precios de las materias primas en 1997, detenerla tomó 21 meses. En el período 2000-01 se necesitaron 13 meses. Tras derrumbarse junto con la economía mundial en 2008, las materias primas se desplomaron a su mínimo en tan solo ocho meses.

Los agotados inversionistas se preguntan: ¿han finalmente tocado fondo los precios de las materias primas?

“Esto es lo primero que se cuestiona cualquiera que esté observando el mercado”, dijo Norbert Ruecker, jefe de Investigación de Materias Primas de Julius Baer en Zurich.

Obtener la respuesta correcta es importante. Con los inversionistas preocupados porque el mercado de valores está sobrevaluado y los precios de los bonos están en peligro por un aumento en las tasas de interés, la situación histórica de las materias primas como un mercado sin correlación podría tentar a algunos. Un rebote impulsaría a los grupos mineros y energéticos, como Glencore y ExxonMobil, y a las economías ricas en recursos, como Australia y Brasil.

Los inversionistas y los analistas están cada vez más convencidos de que numerosas materias primas han alcanzado, de hecho, su punto más bajo.

Sin embargo, puede ser un fondo sin mucho rebote. Durante los últimos 20 años, las caídas de dos dígitos en el índice fueron seguidas por impresionantes recuperaciones. Esta vez puede que un modesto aumento sea el mejor de los casos.

“Seguramente se ha tocado fondo, pero es probable que se trate de uno de muy larga duración”, escribió Kevin Norrish, jefe de Investigación de Materias Primas de Barclays.

Una de las mayores razones se debe a que China, el motor del reciente crecimiento de la demanda, se ha enfriado. Su economía está cambiando el enfoque de ser una industria ávida de recursos hacia el consumo interno.

Un sinnúmero de inversionistas cree que la caída de las materias primas ha terminado porque los precios están, en muchos casos, por debajo del costo de producción. En respuesta a esto, los productores no rentables están produciendo menos.

En el estado de Illinois en EE. UU., el precio de equilibrio de maíz de una granja promedio será de 4,61 dólares por ‘bushel’ en el año 2016, según lo expresado por Michael Langemeier de la Universidad de Purdue. Se trata de unos 60 centavos más que el precio de los futuros de maíz para diciembre de 2016.

En las formaciones de esquisto de EE. UU., la producción de crudo está decayendo después de que los perforadores detuvieran las operaciones en más de 1.000 plataformas. Las grandes compañías petroleras han aplazado o desechado nuevos proyectos que requieran que el petróleo esté a más de 60 dólares por barril, siendo la más reciente víctima la operación Carmon Creek de Royal Dutch Shell, en las arenas bituminosas de Canadá.

La Agencia Internacional de la Energía reporta que los comerciantes petroleros han estado almacenando el excedente de combustible diésel en el mar. En materia de cereales, la proporción de los suministros como porcentaje del consumo ha sido del 25 por ciento durante los últimos dos años, la más alta en más de una década, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Estas amortiguaciones protegen contra los impactos en la oferta que aumentarían los precios.

El hecho de que la última caída de las materias primas haya durado un buen tiempo no predestina un repunte. El profesor José Antonio Ocampo de la Universidad de Columbia ha estudiado precios de materias primas que datan del siglo XIX y ha descubierto que los ciclos suelen durar entre 20 y 40 años.

Financial Times