Mercados brasileños, a la baja tras reelección de Rousseff

El real registró el mínimo de los últimos 9 años y medio y el título de Petrobrás tuvo su peor caída en seis años, mientras que el índice Bovespa cerró con una baja de 2,77 % a 50.503 puntos. Expectativa por anuncios de Rousseff.

Los medios brasileños registraron el triunfo de Rousseff destacando el desafío económico que enfrentará en su nuevo periodo y la

AFP

Los medios brasileños registraron el triunfo de Rousseff destacando el desafío económico que enfrentará en su nuevo periodo y la

Internacional
POR:
octubre 27 de 2014 - 01:58 p.m.
2014-10-27

Los mercados financieros brasileños se hundieron el lunes después de que la reelección de la presidenta Dilma Rousseff acabó con las expectativas de los inversores de cambios políticos significativos en los próximos cuatro años.

El real cerró en un mínimo de nueve años y medio. Las acciones locales recortaron sus pérdidas tras una abrupta baja al inicio de la sesión, pero los títulos de la estatal Petrobras registraron su mayor caída diaria en casi seis años.

El panorama para los activos brasileños dependerá ahora principalmente de si Rousseff señala ajustes políticos para impulsar a la alicaída economía, como lo dio a entender en un conciliador primer discurso tras vencer el domingo al candidato opositor Aécio Neves.

Después de la más polarizada y reñida campaña desde que Brasil retornó a la democracia hace tres décadas, Rousseff ganó con el 51,6 por ciento de los votos en la segunda vuelta contra un 48,4 por ciento de Neves.

"Aunque el discurso de victoria de Rousseff tuvo un tono conciliador y una invitación al debate y el cambio, su capacidad de volver a ganar credibilidad requerirá más que sólo palabras", dijo la estratega de RBS Securities Flavia Cattan-Naslausky.

Los mercados brasileños sólo se estabilizarán, agregó la analista, una vez que Rousseff anuncie "iniciativas de política concretas" y realice nombramientos en posiciones como el Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

Sin embargo, la mayoría de los inversores son escépticos ya que el primer mandato de Rousseff tuvo pocas reformas económicas significativas. Y esas dudas se acrecentaron el lunes cuando el saliente ministro de Hacienda, Guido Mantega, ofreció una optimista evaluación de la economía brasileña y dijo que la elección "muestra que la población aprueba la política económica que llevamos adelante".

Las declaraciones de Mantega mantuvieron la presión bajista del real, que cerró con una caída del 2,6 por ciento a 2,5223 unidades por dólar.

El índice Bovespa se hundió hasta un 6,2 por ciento al inicio de las operaciones, pero luego redujo sus pérdidas para cerrar con una baja del 2,77 por ciento a 50.503 puntos. La caída fue menos pronunciada de lo que algunos inversores esperaban antes de la apertura del mercado.

Operadores dijeron que las bajos valores de las acciones en términos de dólares, la necesidad entre los vendedores de posiciones cortas para cubrir sus apuestas y una victoria de Rousseff ya asumida por el mercado ayudaron a que el índice no bajara aún más mayor fuerza. Las acciones preferenciales de Petrobras bajaron hasta un 15,6 por ciento en la apertura, cayendo al cierre un 12,33 por ciento. Fue la mayor pérdida diaria del papel en casi seis años.