Mercados celebraron la amplia victoria de David Cameron

El primer ministro británico, David Cameron, logró el viernes una contundente victoria electoral que dejó muy mal parados a sus oponentes laboristas, contradiciendo las previsiones de que sería la votación más reñida en décadas para continuar en el poder por otros cinco años.

El primer ministro británico, David Cameron, ofrece un discurso en Witney, Oxfordshire, Reino Unido hoy, viernes 8 de mayo

EFE

El primer ministro británico, David Cameron, ofrece un discurso en Witney, Oxfordshire, Reino Unido hoy, viernes 8 de mayo

Internacional
POR:
mayo 08 de 2015 - 12:31 p.m.
2015-05-08

La libra esterlina se disparó luego de que se despejaron los temores a un resultado no concluyente que habría obligado a Cameron a compartir el poder con su rival laborista, Ed Miliband.

En su lugar, Cameron tenía previsto entrevistarse con la reina Isabel II poco antes del mediodía para aceptar formar un Gobierno.

Pero pese al resultado inesperadamente contundente, hay más incertidumbre al acecho en el Reino Unido: la pertenencia a la Unión Europea e incluso la unidad del país.

Los nacionalistas escoceses barrieron a los laboristas, lo que implica que Escocia, que votó hace sólo un año continuar formando parte de Reino Unido, sólo tendrá tres representantes de los principales partidos británicos en el Parlamento y prácticamente estarán ausentes del Gobierno. Eso podría revivir los llamamientos a la independencia.

La victoria de Cameron también implica que Reino Unido votará como ha prometido si continúa formando parte de la Unión Europea.

El primer ministro dice que él quiere continuar en el bloque, pero sólo si se garantizan cambios en sus normas en unas negociaciones que aún no han empezado.

Cameron volvió, sonriendo, a la oficina del primer ministro en Downing Street el viernes por la mañana.

Cuando faltan menos de 100 escaños por adjudicar, la única gran incógnita es si los conservadores ganarán por mayoría absoluta para gobernar en solitario o si invitarán a pequeños partidos a formar un gobierno.

La BBC pronostica una mayoría absoluta para los conservadores de 328 escaños en la Cámara de los Comunes, que cuenta con 650 representantes, un resultado que superaría las expectativas más optimistas de los "tories", y sería su primera mayoría desde 1992.

Eso implica que Cameron ya no necesita a los Liberales Demócratas, con los que ha gobernado desde el 2010.

El partido de centroizquierda tuvo un mal resultado, y quizá obtenga una cifra de representantes de un dígito tras ganar 57 escaños hace cinco años.

Entre los resultados más llamativos, Ed Balls, que sonaba como ministro de Finanzas si ganaban los laboristas, perdió su escaño.

La BBC informó de que Ed Miliband dimitiría como líder de los laboristas tras perder las elecciones.

Cameron mostró un tono conciliador, especialmente hacia Escocia, que probablemente sea su dolor de cabeza más inmediato.

"Por encima de todo quiero unir a nuestro país, unir a nuestro Reino Unido, con la prioridad de implementar lo más rápido que podamos la devolución (de competencias) que prometimos", dijo Cameron.

MERCADOS CELEBRARON

Los mercados celebraron este viernes la amplia victoria de los conservadores de David Cameron en las legislativas británicas, anticipando que llevará a cabo una política de austeridad y favorable a las empresas.

El índice FTSE-100 de los principales valores de la Bolsa de Londres subía un 1,61% hasta los 6.997,69 puntos.

"La apertura positiva llega cuando el partido conservador parece haber ganado las elecciones nacionales con un mayor margen de lo previsto, dejando abierta la posibilidad de una mayoría absoluta para el primer ministro saliente David Cameron", indicaron Mike van Dulken y Augustin Eden, analistas en Accendo Markets.

Los inversores estaban sobre todo preocupados por un resultado incierto, que obligara a esperar días o semanas de negociación antes de conocer la composición del gobierno, tal y como habían pronosticado los sondeos.

"El final de la incertidumbre y el mantenimiento de algo que se acerca al statu quo debería traducirse en un crecimiento a corto plazo en el mercado británico, que tendrá mejores resultados que sus equivalentes europeos o que el resto del mundo", prevén los analistas de Barclays.

Entre las empresas del FTSE-100, las acciones del grupo energético Centrica subieron un 6,80%, tras conocerse los resultados.

Los laboristas de Ed Miliband habían prometido congelar los precios del gas y de la electricidad hasta 2017 si llegaban al poder.

"La libra se disparó ante la perspectiva de cinco años más con un gobierno proempresas que intentará acabar el trabajo de supervisión de la reactivación económica en Reino Unido", añadieron los analistas de Accendo.

La moneda británica ha ido subiendo durante la madrugada a medida que se conocían los primeros resultados.

Llegó a alcanzar 1,5523 dólares frente a los 1,5262 dólares del jueves.

El mercado de la deuda también acogía positivamente los resultados.

El interés del bono británico a 10 años bajaba hasta el 1,826% frente al 1,921% del cierre del jueves.

MAYOR PREOCUPACIÓN: REFERÉNDUM SOBRE LA UNIÓN EUROPEA

Cameron había prometido que seguiría con su política actual en caso de reelección, con una dosis adicional de austeridad para intentar sanear las finanzas públicas, aunque no había precisado qué gastos iba a recortar.

La economía británica vive un momento favorable: el crecimiento alcanzó un 2,8% el año pasado y sigue alto pese a un debilitamiento en el primer trimestre.

El paro se redujo y la inflación cero favorece el poder adquisitivo de los hogares, aunque la oposición asegura que los ingresos reales de las familias han caído en los últimos años.

"Las empresas deberían estar satisfechas con el resultado, ya que los conservadores son considerados como más proempresa que los demás partidos", explica Howard Archer, economista en IHS Global Insight.

Para los círculos económicos la única sombra a largo plazo es la promesa de Cameron de realizar un referéndum sobre la adhesión de Reino Unido a la Unión Europea antes de que termine 2017.

La mayoría de las empresas británicas, cuya actividad depende mucho de los intercambios con el resto de Europa, prefieren seguir en la UE y temen un periodo de incertidumbre por el referéndum, cuya fecha aún no ha sido fijada.

Con información de agencias