Merkel y Tsipras abren camino para el rescate de Grecia

Canciller alemana recibió en Berlín al primer ministro de Grecia, quien admitió problemas de liquidez en la economía de su país.

Merkel y Tsipras abren camino para el rescate de Grecia

AFP

Merkel y Tsipras abren camino para el rescate de Grecia

Internacional
POR:
marzo 23 de 2015 - 06:53 p.m.
2015-03-23

Tratando de ganar tiempo, el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras, acordó con la canciller alemana, Ángela Merkel, unir voluntades para conseguir el desbloqueo de fondos europeos para apoyar en la recuperación de la economía helénica.

La canciller Merkel recibió a Tsipras, tras varias semanas de roces diplomáticos, en los cuales el primer ministro griego había acusado a su contraparte alemana de dificultar los acuerdos con la Unión Europea para el rescate financiero por 240.000 millones de euros (260.000 millones de dólares) a Grecia.

Al señalar que “ese programa no fue una historia de éxitos, sino que tuvo consecuencias catastróficas en nuestra economía”, Tsipras, garantizó que su país respetará los acuerdos y tratados europeos, pero advirtió que tendrá “determinadas prioridades”. Subrayó su intención de gobernar en favor de la cohesión social.

El líder izquierdista aceptó que su país tiene problemas de liquidez “a medio plazo” y abogó por buscar una solución política que permita que las instituciones den respuesta a ese “agujero”.

En una rueda de prensa conjunta con la canciller alemana, reclamó, en este contexto, respeto a la democracia y a las decisiones soberanas de los ciudadanos griegos y consideró que ese es el camino para lograr una salida rápida de la “crisis humanitaria” que atraviesa su país.

Entre las peticiones concretas a Alemania, destacó su apuesta por la cooperación judicial en la lucha contra la corrupción, y citó en concreto el caso de la empresa Siemens, y la necesidad de trabajar juntos para reparar a Grecia por la ocupación nazi, una cuestión “ética y moral”.

Tsipras fue recibido por Merkel con honores militares, tras lo cual ambos se reunieron en una cita que busca bajar las tensiones entre ambos gobernantes.

Tsipras y Merkel hicieron un llamado para acabar con los “estereotipos” que han socavado el diálogo entre los países europeos, principalmente por la crisis del euro.

Tsipras, en lo que fue su primera visita a la capital alemana desde que asumiera el cargo el pasado enero, dijo que “ni los griegos son unos vagos ni los alemanes son los culpables de los males de Grecia, tenemos que trabajar duro para superar estos estereotipos”.

Por su parte, Merkel se mostró de acuerdo durante la rueda de prensa conjunta que ofrecieron, y afirmó que Europa debe “superar este tipo de estereotipos” sobre buenos y malos miembros de la eurozona para asegurar el futuro de la unión monetaria. “Grecia tiene que volver al crecimiento y superar problemas como su alto desempleo, especialmente el desempleo juvenil, para llevar adelante las reformas a que está comprometida”, añadió Merkel.

Por su lado, el presidente del Banco Central Europeo expresó un cauto optimismo de que Grecia sería capaz de beneficiarse de la impresión de dinero del BCE y conseguir un acceso normal a los fondos del banco central, pero instó a que Atenas honre sus deudas.

ALEMANIA IMPULSA SEGURIDAD LABORAL MUNDIAL EN G7

La canciller alemana, Ángela Merkel, quiere aprovechar la presidencia de su país en el G7 para impulsar una mejora de la seguridad laboral en todo el mundo.

Así lo aseguró este lunes Merkel en una intervención en un acto organizado por la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB).

Merkel también dijo que procurará impulsar las donaciones para indemnizar a los afectados por el derrumbe de una fábrica textil en Bangladesh hace dos años.

“El que no hayamos logrado todavía reunir el dinero suficiente para el fondo es bastante vergonzoso”, dijo la canciller. Según datos de los sindicatos, al fondo le faltan todavía cerca de ocho millones de euros.

Merkel destacó que las condiciones laborales y los estándares de protección al medioambiente en la producción de juguetes, ropa y alimentos en diversas partes del mundo dejan mucho que desear todavía.

Agencias
Berlín