‘El metro cambia completamente el desarrollo de la ciudad’

La Línea Uno del metro de Ciudad de Panamá ya está lista. Fue una obra que cumplió con los plazos (cinco años) y el presupuesto establecidos. Agustín Arias, ingeniero de este proyecto, habló sobre su experiencia y la receta del éxito para darle un metro a la ciudad.

Agustín Arias, ingeniero del proyecto del Metro de Panamá.

Archivo particular

Agustín Arias, ingeniero del proyecto del Metro de Panamá.

Internacional
POR:
septiembre 25 de 2014 - 10:36 p.m.
2014-09-25

En 2009, Ciudad de Panamá sufría un gran déficit de infraestructura de transporte público. La congestión vehicular era crítica y se necesitaba urgente soluciones de transporte masivo.

Después de revisar otros proyectos y tras dos meses dedicados a diseños conceptuales y especificaciones técnicas, se puso en marcha la Línea Uno del metro de la capital panameña.

Fueron cinco años para lograr 13.7 kilómetros y 12 estaciones conectadas con los buses con los que ya contaba la ciudad, un medio de transporte que hoy moviliza 180 mil personas cada hora por sentido.

En medio de la espera para la licitación del metro de Bogotá, Panamá puede adelantarnos algunos ingredientes claves para tener éxito en este proyecto.

LA RECETA

Lo primordial es entender que el contratista tiene toda la responsabilidad de la obra. Según Arias, este es un tema básico a la hora de poner en marcha la construcción del metro. El ingeniero asegura que debe haber alguien quien se haga responsable de principio a fin del proyecto pues, de lo contrario, difícilmente se llevarán a buenos términos los planes establecidos.

El diseño y la planeación deben responder a un proyecto dinámico y flexible. Es claro que en el proceso se presentarán problemas que habrá que resolver sobre la marcha. Por eso, y para evitar al máximo sobrecostos, hay que prestarle atención a la planeación.

Hay que consultar, priorizar una buena relación con el público y los posibles afectados. Sin embargo, Arias asegura que la consulta también tiene un límite y es cuando hay que timar una decisión oportuna.

También se debe prestar atención a la imagen que promueve la entidad. Del apoyo de la gente depende el respaldo que necesita la obra.

‘Todos a remar en la misma dirección’. Que cada uno de los involucrados esté en sincronía en pro del objetivo principal del proyecto es la base del éxito en una obra de esta magnitud.

El experto hace parte de los conferencistas de la Reunión del Concreto 2014, que lleva a cabo Asocreto en Cartagena.