Mientras la acuicultura crece, la pesca va de capa caída

El organismo de las Naciones Unidas presentó un reporte del estado de estas actividades en todo el mundo. 

La Andi sugiere que la representación la asuma el director de la Autoridad de Acuicultura y Pesca (Aunap).

Archivo particular

Internacional
POR:
Portafolio
julio 08 de 2016 - 12:44 a.m.
2016-07-08

Como consecuencia de la degradación ambiental y el cambio climático, que han reducido o desplazado la oferta, particularmente en las zonas continentales, la actividad de la acuicultura ha cobrado popularidad, mientras la pesca presenta merma relativa.

Ahora, la pesca creció de forma sostenida hasta comienzos de la década de los años noventa del siglo pasado y desde esa época hasta 2014 se mantuvo relativamente estable con capturas de hasta 93 millones de toneladas.

Por su parte, la acuicultura comenzó a distanciarse de las estadísticas de pesca y a crecer de forma sostenida a partir de finales de los años ochenta y llegó hasta los 74 millones de toneladas en el 2014.

Lo anterior lo indica el nuevo informe de la FAO ‘El estado mundial de la pesca y la acuicultura’, que instó a un mayor esfuerzo para frenar la sobrepesca.

“El estado de los recursos marinos mundiales no ha mejorado; casi un tercio de las poblaciones de peces con valor comercial se capturan hoy a un nivel biológicamente insostenible”, dice el reporte.

La producción mundial total de la pesca de captura en 2014 sumó 93,4 millones de toneladas, incluyendo las capturas en aguas continentales, un volumen ligeramente superior al de los dos años anteriores.

El abadejo de Alaska o colín de Alaska fue la especie más capturada, sustituyendo a la anchoveta por primera vez desde 1998, y demostrando que las prácticas efectivas de gestión de recursos han dado sus frutos. En 2014 se registraron capturas récord de cuatro grupos de gran valor: atunes, langostas, camarones y cefalópodos.

En torno al 31,4 por ciento de las poblaciones de peces naturales con valor comercial sometidas habitualmente a seguimiento por la FAO resultaron sobreexplotadas en 2013, un nivel que se ha mantenido estable desde 2007.

En 2014 había unos 4,6 millones de buques pesqueros que navegaban en todo el mundo, el 90 por ciento de los cuales se encontraban Asia y África, y de ellos tan sólo 64.000 superaban los 24 metros de eslora (longitud desde la proa a la popa).

SIGUE EN AUMENTO LA ACTIVIDAD EN ESTANQUES 


La producción mundial del sector acuícola sumó 73,7 millones de toneladas en 2014.

Según la FAO, un tercio de este volumen corresponde a moluscos, crustáceos y otros animales distintos de los peces.

Es importante destacar que, en lo que respecta a la seguridad alimentaria y la sostenibilidad medioambiental, cerca de la mitad de la producción acuícola mundial de animales procede de especies no alimentadas.

Mientras China continúa siendo –de lejos– el principal productor acuícola, la acuicultura está creciendo aún más rápido en otros lugares, señala el informe.

En Nigeria (África) la producción acuícola se ha multiplicado casi por 20 en las últimas dos décadas, y todo el África subsahariana ha experimentado también un crecimiento sustancial.Chile e Indonesia también han registrado un incremento notable, al igual que Noruega y Vietnam: actualmente segundo y tercer exportador de pescado del mundo respectivamente.

Las ventajas y los desafíos de la acuicultura también están influyendo en qué especies acaban en nuestros platos.

El informe demuestra que, en términos de valor y a nivel porcentual del comercio mundial, el salmón y la trucha son los principales a nivel individual, lugar honorífico que ocuparon en su momento los camarones.

EL MUNDO COME 20 KILOS POR PERSONA AL AÑO

El consumo mundial de pescado ‘per cápita’ ha superado por primera vez los 20 kilogramos anuales, gracias a los mayores suministros procedentes de la acuicultura y a la fortaleza de la demanda, las capturas récord de algunas especies clave y la reducción de los desperdicios.

A nivel mundial, el pescado proporcionó el 6,7 por ciento de todas las proteínas consumidas por los seres humanos, además de ofrecer una fuente abundante de ácidos grasos omega 3 de cadena larga, vitaminas, calcio, zinc y hierro.

En Colombia, según las estadísticas del Ministerio de Agricultura, hace 30 años el consumo de pescado era de 1,7 kilos anuales por persona; para 1996 se incrementó a 3,7 kilos, mientras que para hoy casi se ha duplicado, a 6,7 kilos.

El consumo de enlatados como el atún y las sardinas también es apetecido.