Moody’s rebaja la nota a la deuda de Brasil

El Gobierno atribuyó la decisión de la calificadora a ‘factores coyunturales’ del primer semestre.

Rousseff cree habrá recuperación en segundo semestre.

EFE

Rousseff cree habrá recuperación en segundo semestre.

Internacional
POR:
septiembre 10 de 2014 - 03:21 a.m.
2014-09-10

La agencia de calificación Moody's revisó la perspectiva de la nota soberana de Brasil de estable a negativa debido a un magro crecimiento sin esperanza de rápida mejora, otra mala noticia para el Gobierno de Dilma Rousseff a menos de un mes de las presidenciales.

Rousseff busca la reelección en los comicios nacionales del 5 de octubre, y está actualmente en “empate técnico” con la ecologista Marina Silva en una eventual segunda vuelta, según el último sondeo divulgado el pasado martes.

Su Gobierno ha enfrentado enormes denuncias de corrupción en la estatal Petrobras y la reducción de la estimación del crecimiento este año a 0,48 por ciento por parte del mercado. El “riesgo creciente de un largo periodo de crecimiento débil y del deterioro de los parámetros de la deuda tienden hacia una reducción de la solvencia de Brasil”, justificó la agencia. No obstante, reafirmó su calificación de la deuda brasileña, Baa2, con grado de inversión, debido a “la continua resistencia del país a los shocks financieros mundiales dada su amortiguación de reservas internacionales”, entre otras razones.

La reacción inmediata del Gobierno brasileño fue atribuir la decisión de Moody's a “factores coyunturales” del primer semestre y “no se condice con la evolución del segundo semestre cuando esos problemas están siendo superados”, protestó el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

El Ministerio aseguró que Brasil es “una economía sólida” que ya inició “una trayectoria de gradual recuperación que tendrá continuidad a lo largo del año que viene”.

La agencia de calificaciones prevé que el PIB de Brasil crecerá por debajo del 1 por ciento este año -la expansión más baja desde 2009- y el crecimiento será inferior al 2 por ciento en 2015.

La rebaja de la perspectiva se basa en que “hay una inflación elevada, un crecimiento bajo y no hay expectativas de mejora” por lo menos hasta después de 2016, “a menos que haya un milagro”, dijo el analista financiero Felipe Queiroz, basado en Sao Paulo.

El mercado redujo su estimación de crecimiento este año de 1,99 por ciento en enero a apenas un 0,48 por ciento el lunes, según un consenso de analistas interrogados por el Banco Central.

AFP