Las mujeres son mejores estudiantes que los hombres

Estudio desmonta la creencia de que la mujer, en el campo académico, está en un segundo plano. Colombia es uno de los tres lugares donde el hombre las supera.

Mujer

Archivo particular

Mujer

Internacional
POR:
enero 31 de 2015 - 01:17 a.m.
2015-01-31

Mucho se ha hablado de la desigualdad de género en el mundo. Incluso, algunos machistas radicales creen que la diferencia a favor de los hombres, a la hora de ocupar cargos destacados y con mejores salarios, obedece a que las personas de sexo masculino tienen mayor capacidad intelectual.

En realidad, esta creencia no pasa de ser eso, una simple creencia errada, pues la verdad es otra.

La últimas pruebas Pisa son un reflejo de que el mundo esté equivocado: solo en dos países y una provincia asiática, entre las 74 naciones que hacen parte de las prestigiosas pruebas Pisa, los estudiantes de secundaria muestran un rendimiento académico superior frente a sus compañeras de clase.

En una de sus principales conclusiones, el estudio desmonta la creencia generalizada de que los hombres superan con amplitud en su nivel académico a las mujeres, especialmente cuando se les califica en materias de mayor dificultad como ciencias y matemáticas.

Así se desprende de una de las más completas investigaciones de su tipo, realizada por los expertos David C. Geary, del departamento de Sicología de la Universidad de Missouri, y Gijsbert Stoet, Director de la Escuela de Educación de la Universidad de Glasgow, en Escocia.

Para el efecto los investigadores revisaron los rendimientos académicos de 1 millón y medio de estudiantes, de 15 años de edad, que hicieron parte de las cuatro evaluaciones que se han llevado a cabo desde el 2000 bajo el contexto de las pruebas que recolecta cada tres años el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (Pisa), que dirige la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde).

La base principal del estudio abarcó los resultados obtenidos en las pruebas del 2009 e incluyo jóvenes de 18.000 escuelas de 74 países y regiones económicas. La investigación involucra a todos los estratos sociales, analizando no solo las calificaciones escolares, sino también variables de tipo demográfico y socioeconómico.

Entre las regiones se cuentan Hong Kong, Shanghái y Macao- en China- y Tamil Nadul y Himachal Pradesh, en India. La muestra abarca tanto a estudiantes de países desarrollados, vinculados a la Ocde, como por fuera de ella.

PANORAMA MUNDIAL

En el 70 por ciento de los países que presentaron la prueba, (equivalente a 54), las jóvenes estudiantes sobrepasan a los hombres; en 17 están parejos hombres y mujeres, y solo en tres países se impone el sexo masculino.

Los resultados son contundentes e inexplicables en algunos casos, como el hecho de comprobar que son tan buenas las calificaciones de las jovencitas de los países nórdicos, - afamados por sus altos estándares educativos-, como las obtenidas por las estudiantes musulmanas. Será entonces que países como Islandia, Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca están haciendo algo distinto, si los resultados son similares a los de Catar?, dicen los investigadores.

El profesor Geary, sostiene además que no necesariamente donde se difunden con mayor énfasis las políticas de igualdad de sexo y mayor participación femenina, la mujer adquiere garantía de un mayor nivel de conocimientos y progreso en las aulas.

Los resultados también revelan que no hay ninguna conexión entre altos rendimientos académicos y diferencias de sexo, señala el investigador, trátese de países pobres o ricos. De esa forma, indican que tampoco se puede aceptar que haya discriminación a la mujer por sus capacidades intelectuales.

Por su parte, Stoet sostiene que las políticas que promueven la igualdad de género no son suficientes para fortalecer y elevar la participación de la mujer. Es necesario investigar el pobre desempeño de los hombres adolescentes a nivel mundial, tarea que corresponde a dirigentes y educadores, dadas sus consecuencias y los riesgos de caer en la delincuencia y las drogas.

Germán Duque

Miami