¿Por qué el nuevo ataque de EE. UU. a Irak?

Extremistas islámicos asedian a las minorías étnicas y religiosas, y las bombas aéreas son de apoyo a las fuerzas kurdas que tratan de liberar a los asediados.

Barack Obama, en consejo de seguridad, al tomar la decisión de intervenir.

Archivo particular

Barack Obama, en consejo de seguridad, al tomar la decisión de intervenir.

Internacional
POR:
agosto 09 de 2014 - 02:58 a.m.
2014-08-09

Estados Unidos ha lanzado una nueva ronda de bombardeos aéreos sobre Irak contra las fuerzas del Estado Islámico (EI), indicaron funcionarios del Gobierno a la cadena de televisión NBC.

“Ha habido varios ataques aéreos más en Irak. La mayoría de ellos aparentemente alrededor de la ciudad de Erbil y contra objetivos similares a los que se alcanzaron esta mañana (ayer)", informó el corresponsal de seguridad de NBC, David Martin.

El Pentágono informó que había decidido bombardear las fuerzas del EI después de que la pasada noche el presidente Barack Obama autorizara los ataques "selectivos" contra posiciones de los rebeldes yihadistas.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo que los extremistas islámicos asedian a las minorías étnicas y religiosas en el norte de Irak e indicó que Estados Unidos puede llegar a "actuar en apoyo de las fuerzas kurdas que traten de liberar a los asediados", aunque descartó el envío de tropas estadounidenses. El Pentágono informó que dos aviones Hornet F/A 18 lanzaron bombas de 230 kilos dirigidas por láser contra dos piezas de la artillería de los yihadistas del Estado Islámico que habían disparado contra los defensores kurdos de la ciudad de Erbil.

Los aviones partieron del portaaviones George W.H. Bush, apostado a unos 1.000 kilómetros al sur, en el Golfo Pérsico, adonde llegó en junio por órdenes del jefe del Pentágono, Chuck Hagel. Horas antes, un avión Hércules C-17 y dos Hércules C-130, custodiados por aviones F/A 18, habían volado bajo sobre el área dejando caer contenedores con agua y raciones de alimentos, en una operación de socorro que concluyó en menos de quince minutos.

CIELO PROHIBIDO

Al margen de la prohibición de sobrevolar Irak decidida por las autoridades de Estados Unidos a las compañías aéreas de ese país, las demás deciden por su cuenta la actitud que seguirán tras los primeros ataques aéreos estadounidenses contra posiciones yihadistas. A continuación, un balance de cómo está la situación:
Posición de las autoridades reguladoras: La Agencia Federal de Aviación (FAA) prohibió a los aviones comerciales estadounidenses sobrevolar Irak.

La prohibición abarca a “todas las compañías estadounidenses y a todos los operadores comerciales”. La prohibición concierne sobre todo a Delta -que al parecer ya no sobrevolaba Irak- y a United Airlines, que tienen vuelos al Golfo desde Estados Unidos.

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) exhortó la semana pasada a las compañías aéreas a “ser prudentes” en el espacio aéreo iraquí.

Por su parte, Eurocontrol, administrador del espacio aéreo europeo, se limitó a publicar el pasado viernes en su sitio de Internet la disposición de la FAA para las compañías estadounidenses.

British Airways suspendió sus vuelos sobre Irak el viernes. Turkish Airlines interrumpió sus vuelos con destino a la capital del Kurdistán iraquí, Erbil.

Lufthansa, primer grupo aéreo europeo, y sus filiales Austrian Airlines y Swiss dejaron de sobrevolar Irak entre el primero y el 3 de agosto. Lufthansa anunció el viernes que dejaba de volar a Erbil hasta el 11 de agosto, tramo que cumplían sus compañías desde Francfort y Viena. Etihad, compañía de Abu Dabi, suspendió el pasado jueves hasta nuevo aviso sus vuelos sobre Erbil a causa del deterioro de las condiciones de seguridad en el norte de Irak.

Emirates: la compañía de Dubai, anunció el 28 de julio que evitaría volar sobre Irak durante una semana a diez días por temor a los misiles, tras la destrucción del avión de Malaysia Airlines en Ucrania.
Air France y KLM no sobrevuelan más Irak desde el 25 de julio.

DRONES, CLAVES EN ESTOS ATAQUES SELECTIVOS

Las fuerzas estadounidenses realizaron el viernes pasado nuevos ataques aéreos contra el Estado Islámico en el norte de Irak, que permitieron “eliminar terroristas”, indicó el Pentágono.

Hacia las 10 a.m. de Washington, un ataque, realizado con un dron “eliminó terroristas” que usaban un mortero.

Luego, a las 11:20 a.m., cuatro aviones caza lanzaron un total de ocho bombas que neutralizaron un convoy y un mortero cerca de Erbil, la capital del Kurdistan iraquí, explicó el portavoz del departamento de Defensa, contraalmirante John Kirby.

Se calcula que el avance de los yihadistas ha provocado la huida de unas 200.000 personas, en su mayoría yazidíes kurdos y cristianos, que se encuentran aislados y con necesidad urgente de agua, comida, refugio y medicinas en las proximidades del monte Sinyar, en el norte de Irak.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, informó que las tropas de Estados Unidos no retornarán al combate en Irak.
Agencias