El nuevo iPhone, de la euforia a los tropiezos

El máximo responsable ejecutivo de Apple, Tim Cook, definió la presentación del iPhone 6 y el 6 Plus como “el mejor lanzamiento de la historia”. Quizá se apresuró a hablar.

Los nuevos teléfonos de Apple debutaron el 9 de septiembre.

Reuters

Los nuevos teléfonos de Apple debutaron el 9 de septiembre.

Internacional
POR:
septiembre 25 de 2014 - 02:52 p.m.
2014-09-25

Apenas tres días después de anunciar que Apple había vendido un récord de 10 millones de iPhones nuevos en el fin se semana inaugural, Tim Cook enfrentó múltiples problemas relacionados con los teléfonos portátiles de pantalla más grande.

La empresa lanzó una nueva actualización del software móvil llamado iOS 8.0.1 a raíz de que el programa hizo que algunas personas perdieran esta semana el servicio celular. Montones de consumidores se volcaron, asimismo, a los medios sociales para criticar el 6 Plus y cómo se puede doblar en caso de sentarse sobre él o de aplicarle una presión suficiente. (Lea aquí: Récord de ventas del nuevo iPhone de Apple).

Los tropiezos empañaron una presentación de producto que había sido cuidadosamente coreografiada para estampar el sello de Cook en Apple. Los ejecutivos de la empresa con sede en Cupertino, California coquetearon durante meses con la introducción de los nuevos iPhones para debutar finalmente el 9 de septiembre. Los dispositivos habían provocado una demanda frenética, con órdenes anticipadas que superaron los 4 millones, ventas récord durante el fin de semana y un próspero mercado paralelo para los teléfonos inteligentes en China y en otras partes. (Vea esta galería de fotos del lanzamiento de los nuevos productos de Apple).

Ahora el lanzamiento del iPhone 6 y el 6 Plus de Cook se arruinó, trayendo a la mente los incidentes que ha enfrentado el máximo responsable ejecutivo con otros debuts de productos. El año pasado, Cook se disculpó por las políticas de garantía y reparación del iPhone en China después de recibir críticas de los medios estatales por el servicio al cliente en el mercado. En 2012, Cook también dijo que lamentaba el mal funcionamiento del software de mapeo de Apple, que presentaba deficiencias de orientaciones erradas y localizaciones inexactas de puntos de referencia. (Vea aquí cómo se dobla el nuevo iPhone6)

MENOR MANEJO

“Desearía que Tim Cook tuviera un mejor manejo de las cosas”, dijo Jason Nochimson, de 34 años, propietario de un iPhone 6 que pasó 2 horas y media en la línea de soporte al cliente de Apple después de descargar la actualización del software y descubrir que interrumpió su servicio de celular. “Me preocupaba que me llamaran hoy de la escuela de mi hija y no poder recibir la llamada”. (Lea aquí Apple retira actualización de su sistema operativo).

Trudy Muller, portavoz en Apple, no respondió a una solicitud de comentarios.

Los nuevos iPhones son cruciales para Apple. Los dispositivos generan más de la mitad de la facturación anual de US$171.000 millones de la empresa y preceden toda una franja de otros productos, como nuevos iPads, un Apple Watch y un sistema de pagos móviles llamado Apple Pay.

De todos modos, pese a que Cook enfrenta las críticas de los consumidores por su manejo del lanzamiento del iPhone, los problemas podrían tener escaso impacto sobre las ventas de Apple. La demanda de los nuevos aparatos portátiles encamina a la empresa a vender más de 61 millones de iPhones en el trimestre de diciembre, sobrepasando el récord del año pasado de 51 millones vendidos, según Barclays.

Las ventas también se aprestan a subir –no a desacelerarse- a medida que los nuevos iPhones se consiguen en más países. El 19 de septiembre, el primer día que los aparatos salieron a la venta en las tiendas, Apple los lanzó en 10 países. La empresa introducirá los dispositivos en otros 22 países el 26 de septiembre. En total, para fin de año los iPhones estarán en 115 países, ha dicho Apple.

A esto hay que añadir que algunos ususarios han señalado que el teléfono se dobla en el bolsillo, lo que representa un riesgo para que se rompa el 'smartphone'.

 

Bloomberg