Nuevo récord del excedente comercial chino en agosto

Las importaciones cayeron un 2,4% respecto al mismo mes de 2013, quedando en 158.600 millones de dólares.

El excedente del mes de agosto bate el anterior récord, establecido en julio, en 47.300 millones de dólares.

Reuters

El excedente del mes de agosto bate el anterior récord, establecido en julio, en 47.300 millones de dólares.

Internacional
POR:
septiembre 08 de 2014 - 12:09 p.m.
2014-09-08

China registró en el mes de agosto un nuevo excedente comercial récord, de 49.800 millones de dólares, marcado por una caída de las importaciones que confirma la ralentización de la segunda economía mundial.

Las importaciones cayeron un 2,4% respecto al mismo mes del año anterior, quedando en 158.600 millones de dólares, según cifras de las aduanas publicadas este lunes. Las exportaciones aumentaron por su lado un 9,4% interanual, y alcanzaron los 208.500 millones de dólares.

La caída de las importaciones en agosto se suma a la registrada en julio (-1,6% interanual), y sobre todo contradice la predicción media de un alza del 2,7% que formularon los 15 expertos interrogados por el Wall Street Journal. El crecimiento de las exportaciones se aminoró respecto a julio (14,5%), pero supera no obstante la previsión de los analistas (9,2%).

El excedente de agosto bate el anterior récord, establecido en julio (47.300 millones de dólares). Supera además la expectativa de los expertos, que era de 42.000 millones.

Para Julian Evans-Pritchard, analista en Capital Economics, la caída de las importaciones se debe sobre todo al enfriamiento del sector inmobiliario chino. "La ralentización de las importaciones refleja la disminución de las inversiones, en particular en el sector inmobiliario, lo cual está pesando en la demanda de materias primas", declaró el analista en una nota.

El efecto de una menor importación de materias primas se ha visto además "amplificado por las fuertes caídas" de sus cotizaciones en los últimos meses, añadió Evans-Pritchard.

Los últimos indicadores de producción manufacturera apuntan a una ralentización de la economía china en el tercer trimestre, por lo que los analistas esperan que el gobierno de Pekín anuncie pronto nuevas medidas de estímulo.

Después de que el crecimiento cayera a 7,4% en el primer trimestre de 2014, el gobierno empezó a aplicar desde abril una política de reducciones fiscales y estímulo monetario para facilitar las inversiones en infraestructuras.

Esta política permitió una mejora del crecimiento a 7,5% en el segundo trimestre, en línea con el objetivo establecido para el conjunto del año.

AFP