El nuevo sabor agridulce de Apple | Internacional | Portafolio

El nuevo sabor agridulce de Apple

La paradoja de la tecnológica es ser una empresa sólida, pero ya no ser la ‘joya’ de Wall Street.

El nuevo sabor agridulce de Apple

Reuters

El nuevo sabor agridulce de Apple

POR:
abril 29 de 2013 - 05:13 a.m.
2013-04-29

Apple admitió la semana pasada lo que Wall Street llevaba medio año anunciando: el final de un ciclo dorado de crecimiento que la convirtió en la empresa más valiosa en bolsa gracias al éxito del iPhone y el iPad, productos que revolucionaron un mercado donde otros les han empezado a hacer sombra.

El consejero delegado de Apple, Tim Cook, reconoció tras presentar el balance trimestral de su empresa que los números de la compañía, a pesar de ser muy solventes, llevan un tiempo sin cumplir con las expectativas.

Entre enero y marzo de este año, el beneficio neto de Apple fue de 9.547 millones de dólares, lo que supuso 17,8 por ciento menos que durante el mismo periodo del 2012, mientras que sus ingresos crecieron 11,2 por ciento, hasta cerrar el trimestre en 43.603 millones de dólares.

Lejos han quedado los días en los que las ganancias de Apple se disparaban de año en año, con porcentajes que rondaban el cien por ciento, en medio de un clima de excitación y bonanza comercial que parecía no tocar techo.

“El 2012 fue un año excepcional. Somos conscientes de que nuestra tasa de crecimiento se ha ralentizado y nuestros márgenes han descendido”, afirmó Cook, quien calificó el desplome paulatino de las acciones de Apple -que han perdido el 40 por ciento de su valor desde septiembre del 2012- como “muy frustrante”.

Lo cierto es que Apple goza de buena salud, basta mirar su liquidez (145.000 millones de dólares), pero ha perdido su magia. Durante el último trimestre se despacharon 37,4 millones de teléfonos iPhone y 19,5 millones de tabletas iPad, 6,5 por ciento y 65,2 por ciento más que hace un año, aunque los costes asociados con la comercialización subieron 32 por ciento y los márgenes menguaron en 10 puntos porcentuales.

Apple vende más, pero gana menos, una situación que refleja la presión que ejercen los competidores, especialmente Samsung y Android, y que ha obligado al equipo de Cook a hacer cosas que al difunto Steve Jobs ni se le pasaban por la cabeza, como sacar al mercado el iPad mini.

La tableta pequeña de Apple ha terminado por ser un triunfo comercial para la empresa, aunque a costa de entrar en la guerra de precios con sus rivales y sacrificar márgenes.

El declive generalizado del mercado de los ordenadores personales también afectó a la venta de Macs, que bajó dos por ciento durante el último trimestre con respecto a enero y marzo del 2012, cuando los usuarios compraron 4 millones de unidades.

Apple ya ni incluye los números del iPod en sus informes de resultados, un aparato que parece condenado a desaparecer devorado por el iPhone, después de ser el dispositivo con el que Steve Jobs dio comienzo a la nueva era de la compañía en octubre del 2001.

Cook aseguró que lanzarán “grandes cosas en otoño y a lo largo del 2014” e insistió en que gestiona la empresa con la vista puesta en el “largo plazo”.

Los mercados, acostumbrados a la innovación impulsada bajo el mando de Jobs, esperan aún que Cook les sorprenda.

DIVIDENDOS POR NOVEDADES

Apple ha tirado de sus abundantes ahorros para calmar los ánimos de los inversores que preguntan por las novedades. La empresa anunció que destinará 100.000 millones de dólares entre este año y finales del 2015 para repartir dividendos entre los accionistas y, sobre todo, recomprar sus propios activos, lo que le permitirá reducir el número de títulos disponibles y, por tanto, afectar el precio de cada participación.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido