Obras en América Latina van al ritmo de la devaluación

Según Fitch Ratings, este fenómeno podría impactar los flujos de caja de grandes proyectos de infraestructura en la región.

Los proyectos de la primera y segunda ola 4G tienen una fuente de ingresos en dólares para soportar la compra de maquinaria y de

Archivo particular

Los proyectos de la primera y segunda ola 4G tienen una fuente de ingresos en dólares para soportar la compra de maquinaria y de

Internacional
POR:
septiembre 24 de 2015 - 02:54 a.m.
2015-09-24

El fenómeno de la devaluación de las monedas de Latinoamérica, en comparación con el dólar, ha venido generando durante los últimos meses una serie de presiones en la ejecución de numerosos proyectos de infraestructura en la región, ya que muchos de estos tienen una exposición directa o indirecta a las divisas.

Así lo señala un informe elaborado por la firma calificadora de riesgo estadounidense Fitch Ratings, la cual sostiene que esas exposiciones de los proyectos a la tasa de cambio podrían terminar reduciendo los flujos de caja debido a que los gastos operativos de las obras (asociados al dólar) y los costos del ciclo de vida del proyecto se incrementarían.

Según Fitch, la caída en el precio de los ‘commodities’ y las presiones que se han registrado en los principales mercados han llevado las monedas hacia abajo. “Desde julio del 2014, el real brasileño ha caído cerca de un 75 por ciento, el peso colombiano, un 76 por ciento y el peso chileno, un 23 por ciento en comparación con el dólar”.

Aunque los proyectos de infraestructura de Latinoamérica se han beneficiado de los préstamos en moneda extranjera, debido a que tienen tasas de interés más atractivas en comparación con el mercado local, dice Fitch, en el caso colombiano “la situación de préstamos en moneda extranjera podría ser crítica en la medida en que la economía colombiana no soporte el tamaño y la escala de las inversiones en infraestructura”.

Daniel Velandia, director de Investigaciones Económicas de la firma Credicorp Capital, comentó que por la vía de la devaluación puede existir algún tipo de efecto en materia de costos sobre los proyectos. “Hay que recordar que el Gobierno está dando a los concesionarios futuros ingresos en dólares. Se está tratando de evitar riesgos cambiarios en los proyectos”.

No obstante, explicó que existen constructoras que ya tienen su maquinaria y algunos insumos para arrancar obras acá en Colombia. “En principio, los cierres financieros están avanzando de manera importante. Para el momento en que llegue la tercera ola 4G, que sería en el 2018, habría que mirar qué está pasando con la tasa de cambio”.

Incluso, el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, dejó claro recientemente que los proyectos de la primera y de la segunda ola tienen una fuente de ingresos en dólares para hacer importación de equipos e insumos.

Sin embargo, en las iniciativas en las que no hay ingresos derivados de divisas puede presentarse un encarecimiento en equipos y maquinaria que deben importarse.

Y aunque las coberturas mitigan los riesgos asociados a la volatilidad de la tasa de cambio, concluye Fitch, los gastos en dólares relacionados con la adquisición de repuestos y de manufacturas extranjeras para los proyectos pueden “incrementar los gastos de operación y estresar los flujos de caja del proyecto”.