La Ocde recorta su proyección de crecimiento

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico estima que el PIB de la zona euro se expandirá 0,8 % este año.

La zona euro es la 'oveja negra' del crecimiento de la Ocde.

Bloomberg.

La zona euro es la 'oveja negra' del crecimiento de la Ocde.

Internacional
POR:
septiembre 15 de 2014 - 02:47 p.m.
2014-09-15

La Ocde revisó el lunes a la baja sus perspectivas de crecimiento económico para sus grandes países y señaló que la zona euro no sólo sigue siendo la oveja negra de la recuperación, sino que hay un riesgo de deflación que podría perpetuar esa situación e incluso agravar la crisis de la deuda.

En su informe interino de "Perspectivas", la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) estima que el Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro aumentará este año un 0,8 %, lo que significa cuatro décimas menos de lo que había calculado en mayo, y un 1,1 % en 2015, seis décimas menos.

También corrige a la baja sus expectativas para Estados Unidos, aunque considera que su expansión -tras los efectos negativos de un invierno particularmente rudo a comienzos de 2014- va por buen camino: 2,1 % este año en lugar del 2,6 % avanzado en mayo y 3,1 % en 2015 en lugar del 3,5 %.

El Reino Unido es uno de los países que sale mejor parados, ya que su PIB debería progresar un 3,1 % este ejercicio, sólo una décima menos de lo anticipado, y un 2,8 % en 2015, una décima mejor que la cifra aventurada en mayo. En Japón la actividad aumentará un 0,9 % en 2014 (tres décimas menos) y un 1,1 % en 2015 (dos décimas menos).

Dentro de la eurozona, la Oocde sólo da cifras de los tres mayores países y entre ellos el mejor comportamiento se espera en Alemania, aunque es menos favorable que el calculado hace cuatro meses: un 1,5 % este año (cuatro décimas menos) y otro tanto el próximo (seis décimas menos).

Francia se tendrá que conformar con un 0,4 % en 2014 (cinco décimas menos) y un 1 % en 2015 (cinco décimas menos), mientras que Italia seguirá este año con una recesión del 0,4 % (nueve décimas peor) y apenas recuperará un 0,1 % el siguiente (un punto mejor).

El organismo conocido como el "Club de los países desarrollados" destaca como el mayor riesgo la posibilidad de que en la eurozona la inflación siga a una tasa muy baja que intensifique la debilidad de la demanda. La Organización, que toma como referencia lo que ocurrió en Japón en los años 1990, advierte de que con la actual situación de unos precios próximos al estancamiento hay riesgo de caer en la deflación.

La Oocde destaca que el mercado del empleo se está recuperando con lentitud globalmente y que ahí las diferencias entre sus países miembros también son marcadas.

De nuevo la zona euro aparece como la oveja negra, ya que su tasa de desempleo apenas acaba de empezar a bajar frente a los picos que alcanzó en el punto álgido de la crisis, mientras que en Estados Unidos y el Reino Unido la creación de empleo se está produciendo a un ritmo "sólido", y en Japón se ha vuelto a niveles de paro equivalentes a los de antes del choque de 2008.

Los autores del estudio señalan que uno de los signos de que las condiciones del mercado laboral no han mejorado de forma significativa es que el crecimiento de los salarios es muy débil en muchos países, algo que ha permitido ganar competitividad en ciertos miembros de la zona euro, pero que ahora está frenando la recuperación del consumo interno.

La Oocde también incluye previsiones para las grandes economías emergentes, que no han cambiado para China, que debería crecer un 7,4 % este año y un 7,3 % el que viene. Para Brasil, sin embargo, recuerda que cayó en recesión en la primera mitad de este ejercicio y sólo espera un alza de su PIB del 0,3 % en el conjunto de 2014 (1,5 puntos menos de lo que había anunciado en mayo) y una recuperación del 1,4 % en 2015 (ocho décimas menos).

La Organización considera que sobre la economía brasileña pesan las incertidumbres políticas tras las inminentes elecciones presidenciales y también la necesidad de medidas en el terreno monetario (reducir el objetivo de inflación) y en el fiscal (una regla sobre el gasto público).

EFE