Ocho datos sobre pobreza que enojarán a las estadounidenses

El índice de pobreza de los Estados Unidos cayó en el 2013 por primera vez en esta recuperación económica. Pero, en el caso de las mujeres, costó encontrar algo que festejar.

Entre todas las personas mayores pobres, dos de cada tres eran mujeres el año pasado.

AFP

Entre todas las personas mayores pobres, dos de cada tres eran mujeres el año pasado.

Internacional
POR:
septiembre 20 de 2014 - 11:07 p.m.
2014-09-20

1. La desigualdad de género es una triste realidad en la economía más grande del mundo. Para empezar, el ingreso medio ajustado por inflación fue de US$50.033 para los hombres el año pasado frente a US$39.157 para las mujeres. Lamentablemente, la brecha sigue allí y es significativa.

2. En cuanto a la proporción de ingresos de las mujeres con respecto a los de los hombres, hay que aguzar la vista para ver un mínimo aumento el año pasado. Las mujeres ganaron 78 centavos por cada dólar ganado por un hombre, después de 77 centavos en 2012. Un centavo difícilmente pueda considerarse una mejora significativa.

3. Desde todo punto de vista, las mujeres tienen más probabilidades de ser pobres que los hombres. Esto vale para esta década o la pasada o incluso la anterior a esta última.

4. No hace falta aclarar que las mujeres pobres superan mucho en número a sus pares hombres. La brecha entre los géneros también se ha ensanchado: el año pasado había 5,1 millones más de mujeres pobres que de hombres. En 2003, la diferencia era de 4,3 millones.

5. Los hombres aún consiguen los mejores trabajos, es decir, los empleos de tiempo completo y para todo el año.

6. Las mujeres también estaban en peor situación que los hombres cuando se compara el índice de pobreza de los estadounidenses en edad de trabajar.

7. Para las abuelas, la desigualdad fue aún más marcada. El índice de pobreza entre las mujeres de 65 años o más se ubicó bien por encima del de los hombres mayores el año pasado.

8. Entre todas las personas mayores pobres, dos de cada tres eran mujeres el año pasado y su proporción creció respecto de 2012.

Como si estas estadísticas no fueran lo bastante deprimentes, hay más datos sobre la brecha de género en las cifras de ingresos y pobreza que dio a conocer la Oficina del Censo el 16 de septiembre. Es hora de que las mujeres de los EE.UU. reciban noticias más alegres.

Bloomberg