El odio a las minifaldas es reflejo del machismo en Kenia

La situación de los derechos de la mujer en este país africano sigue sin ser adecuada.

Para muchos, la minifalda es una costumbre traída de Occidente, impura e indecente, y que carece de tradición africana.

Archivo particular

Para muchos, la minifalda es una costumbre traída de Occidente, impura e indecente, y que carece de tradición africana.

Internacional
POR:
noviembre 26 de 2014 - 02:15 a.m.
2014-11-26

El asalto a una mujer con minifalda que esperaba al autobús en Nairobi, que quedó completamente desnuda, fue la gota que colmó el vaso de las mujeres kenianas, que al grito de “My dress, my choice” (Mi vestido, mi elección) denunciaron en las calles la opresión masculina a la que están sometidas.

En el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebró ayer, la situación de los derechos de la mujer en este país africano sigue sin ser adecuada.

A principios de noviembre, una mujer con minifalda fue atacada por un grupo de hombres que le arrancaron la ropa por considerar que vestía de manera indecente y que era una ‘Jezabel’ (prostituta bíblica) que estaba tentándoles.

Fue entonces cuando centenares de personas salieron a la calle para decir “basta” ante este y otros casos similares.

El último de ellos ocurrió el pasado domingo, cuando una niña que viajaba con su tía en matatu (las populares furgonetas del transporte público) en Nairobi fue atacada por dos hombres que intentaron arrancarle la ropa, reprochándole que podía llevar falda “solo delante de su marido”.

Estos episodios violentos suponen un paso atrás en la historia de un país ya de por sí conservador, ya que “cada vez los hombres se sienten más capaces de hacer algo así”, dijo Reih Muhaki, una manifestante que tiene varias amigas que fueron violadas en el último mes. Por eso, los ciudadanos instan a las autoridades a que actúen.

TRIBUNALES ESPECIALES

Así, el grupo ‘Madres de Kilimani’, que encabezó las protestas, pidió una mayor implicación al Gobierno y atención a los casos de violencia contra mujeres, así como tribunales especiales y reparaciones.

Sin embargo, Isabella Wanjiku, miembro del Consejo Nacional de Mujeres en Kenia, afirmó que se trata de un problema social y que “los problemas sociales necesitan soluciones sociales, no políticas”. Por ese motivo, las calles de Nairobi se convirtieron este mes en territorio de las mujeres para defender su derecho a vestirse como quisieran y no ser asaltadas.

Aunque las redes sociales fueron punto de encuentro y de apoyo al movimiento #MyDressMyChoice, también recogieron mensajes de numerosos hombres y mujeres, cristianos o musulmanes, que criticaron la “indecencia” de estas mujeres.

Según el Índice de Equidad de Género de 2013 elaborado por la ONU, Kenia está en el puesto 122 de los 187 países analizados. Aunque la Constitución keniana condena la discriminación por motivos de género, el Parlamento -con solo un 20 por ciento de presencia femenina- ha aprobado varias leyes en las que predominan los derechos del hombre sobre la mujer, como la legalización de la poligamia.

Cuando se aprobó la ley, que permite a los hombres contraer matrimonio con el número de mujeres que deseen sinque sus anteriores esposas puedan interferir en ello, el parlamentario Junet Mohammed dijo que “cuando te casas con una mujer africana, ella debe saber que habrá una segunda, y una tercera. Esto es África”.

Así, los hombres kenianos recurren a la cultura y tradición africana en un intento de justificar la subordinación a la que está sometida la mujer. Para muchos, la minifalda es una costumbre traída de Occidente, impura e indecente, y que carece de tradición africana.

ATAQUES JUSTIFICADOS POR ALGUNOS

Por eso, una parte de la sociedad keniana justifica los ataques a mujeres en aras de la decencia. Kenia no es el único país con aversión a la minifalda. En la vecina Uganda se aprobó el pasado febrero una ley contra la pornografía que, entre otros comportamientos insidiosos, prohíbe y castiga el uso de la minifalda.

A principios de 2013, el Gobierno de Namibia también intentó prohibir esta prenda e incluso arrestó a 40 mujeres tras la denuncia de la Policía de que sus ropas no eran africanas.

EFE