Parón industrial chino tiñe de rojo las bolsas del mundo

Los datos que apuntan a la contracción de la actividad manufacturera china fulminaron hoy a la Bolsa de Tokio, que se dejó más de un 7 por ciento, lo que arrastró a buena parte de los parqués asiáticos e hizo cerrar en negativo a los europeos y abrir a la baja a Wall Street.

El Nikkei perdió más del 7 por ciento.

Bloomberg

El Nikkei perdió más del 7 por ciento.

POR:
mayo 23 de 2013 - 05:38 p.m.
2013-05-23

La plaza tokiota registró hoy su mayor desplome desde que el país se viera afectado por el tsunami de 2011, de manera que el selectivo Nikkei perdió un 7,32 por ciento, hasta quedar en 14.483,98 unidades.

El índice nipón había arrancado la negociación en positivo, pese a que la víspera el presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, apuntó que el organismo puede reducir el espectro de sus medidas de estímulo, algo que contribuyó a empañar hoy el ánimo de muchos inversores en Asia y Europa.

Las palabras de Bernanke, sin embargo, potenciaron las compra de dólares en el mercado de divisas, lo que condujo a una nueva caída de la moneda estadounidense frente al yen, algo que beneficia a los grandes valores exportadores japoneses y da vuelo al parqué nipón.

El Nikkei llegó a tener a tiro de piedra la barrera psicológica de los 16.000 puntos tras el toque de campana, pero se vino abajo al conocerse, después del receso de mediodía, el índice gerente de compras en China (PMI, en sus siglas en inglés) que publica el conglomerado financiero HSBC.

El dato situó la producción industrial de China en mayo en 49,6 puntos, lo que supone la primera vez que el PMI queda por debajo de 50 puntos desde octubre de 2012 e implica una contracción en la actividad de las fábricas de la segunda economía mundial.

Al pesimismo desatado por este índice se sumó el sobrecalentamiento que ha registrado últimamente el Nikkei, que se ha apreciado en más de un 50 por ciento en 2013, gracias a las expectativas creadas por los agresivos paquetes de estímulo del Gobierno y el Banco de Japón para acabar con la deflación.

Esto hizo que Tokio sufriera su mayor batacazo desde que el 15 de marzo de 2011 perdió un 10,55 por ciento, en plena erupción de la crisis nuclear en la planta atómica de Fukushima.

El PMI hizo caer a su vez a la Bolsa de Shanghái, que cerró con unas pérdidas del 1,16 por ciento, al tiempo que el Hang Seng de Hong Kong se dejó un 2,54. Los parqués de Tailandia e Indonesia fueron los que peor encajaron el desplome japonés, dada su dependencia de los mercados chino y nipón y el gran volumen de inversión industrial japonesa que concentran ambos países en su territorio. Por ello, las Bolsa de Yakarta y Bangkok cedieron un 1,66 y un 1,46 por ciento, respectivamente.

A esto hubo que unir un dato peor de lo esperado con respecto al crecimiento del producto interior bruto de Singapur por la caída de sus exportaciones, que suponen un 25 por ciento de su economía y que en el trimestre enero-marzo retrocedieron un 6,8 por ciento interanual y un 12,3 por ciento intertrimestral. Ante semejante panorama, el índice Straits Times de Singapur perdió un 1,7 por ciento y quedó en 3.393,17 unidades.

Los mercados de Malasia, Filipinas y Vietnam también reflejaron la caída del PMI y el desplome del Nikkei, aunque sus pérdidas fueron inferiores al 1 por ciento. Las caídas generalizadas en Asia y la posibilidad de que la Reserva Federal modere su política monetaria expansiva a partir de junio hicieron que durante toda la jornada los parqués europeos cotizaran en negativo, aunque moderaron sus pérdidas al cierre.

La mayor caída de las principales bolsas europeas correspondió a Milán, cuyo selectivo FTSE MIB perdió un 3,06 por ciento. Por su parte y tras doce jornadas consecutivas en positivo, el DAX 30 de Fráncfort cerró con una bajada del 2,10 por ciento, el mismo porcentaje que retrocedió el índice principal de Londres, el FTSE-100, mientras que el CAC-40 de París se dejó un 2,07 por ciento.

El IBEX 35 de la Bolsa española acabó con una caída más moderada, del 1,4 %. En Nueva York, también Wall Street abrió con descensos, influida por las fuertes pérdidas en los mercados de Asia y Europa, y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, perdía un 0,75 por ciento (114,22 puntos), hasta los 15.192,95 enteros, media hora después de iniciarse las contrataciones.

En la misma línea, el selectivo S&P 500 bajaba un 1,08 por ciento (-17,81 puntos), hasta las 1.637,54 unidades, y el índice compuesto del mercado Nasdaq cedía el 1,01 por ciento (-34,98 enteros), a 3.428,32.

EFE

Siga bajando para encontrar más contenido