Participación del carbón en energía es la mayor desde 1970

La penetración del energético en el uso global de energía llegó a 30,1 por ciento, apenas por debajo del 32,9 por ciento del petróleo crudo. En China, el carbón constituyó el 67,5 por ciento de la demanda total de energía.

China ya se ha comprometido a controlar el uso de la energía en general.

Archivo particular

China ya se ha comprometido a controlar el uso de la energía en general.

POR:
junio 17 de 2014 - 03:41 a.m.
2014-06-17

El carbón dominó el año pasado los mercados mundiales de energía al cubrir la mayor proporción de la demanda desde 1960, lo cual lo convierte en el combustible fósil de crecimiento más rápido, según un informe anual de BP Plc.

El consumo creció 3 por ciento el año pasado, impulsado por el uso de carbón en los países en vías de desarrollo, según una declaración de la tercera mayor compañía petrolera de Europa.

La utilización de energías renovables como la solar y la eólica también alcanzaron un récord, dado que cubrieron el 2,7 por ciento del total de la demanda de energía.

Las conclusiones son otro indicio de que los consumidores priorizan los combustibles baratos en detrimento de los esfuerzos por contener la emisión de gases de invernadero a los que se responsabiliza del calentamiento global.

El carbón es el combustible fósil más sucio, y su utilización creció en compañías de servicios desde China hasta Alemania.

“Europa aumenta sus emisiones de carbono porque usa demasiado carbón debido a que es barato”, dijo Simon Henry, el máximo responsable financiero de Royal Dutch Shell Plc, en una entrevista de Bloomberg del 3 de junio.

La participación del carbón en el uso global de energía llegó a 30,1 por ciento, apenas por debajo del 32,9 por ciento del petróleo crudo, que perdió participación por décimo cuarto año consecutivo. China fue el mayor consumidor del mundo de carbón, seguido por los Estados Unidos e India.

EL CARBÓN DE CHINA

En China, el carbón constituyó el 67,5 por ciento de la demanda total de energía, la menor proporción de que se tenga registro debido a nuevas medidas destinadas a combatir la contaminación.

Las emisiones de dióxido de carbono producto del uso de combustibles fósiles crecieron 4,2 por ciento, o 358 toneladas, el ritmo más lento en cinco años, según el informe.

“La gran noticia en los mercados de carbón es China”, dijo Christof Ruehl, economista jefe de BP, en una presentación en Moscú.

“Las nuevas políticas para combatir la contaminación local mediante la eliminación de la producción de uso intensivo de carbón y el impulso a la sustitución del carbón podrían haber desempeñado un papel importante” en la reducción del predominio del combustible al nivel más bajo de que se tenga registro.

El consumo de gas natural creció 1,4 por ciento, por debajo del promedio histórico de 2,6 por ciento, y constituyó el 23,7 por ciento del uso primario de energía del mundo. El crecimiento de la demanda de gas fue inferior al promedio en todas partes excepto en América del Norte, donde la tecnología de fracturación hidráulica abrió nuevas fuentes.

La llamada técnica de fracking también contribuyó a impulsar la oferta de petróleo en los Estados Unidos, que tuvieron una producción récord, una tendencia que continuará este año, dijo Ruehl.

TRAS OTRA REVOLUCIÓN

China necesita una revolución en la forma en que produce y consume energía, dado que la demanda sigue aumentando y avanzan los desafíos de suministro, dijo el presidente Xi Jinping en declaraciones publicadas por la agencia oficial de noticias Xinhua.

“Aunque el desarrollo energético de nuestro país ha logrado grandes éxitos, estamos enfrentando desafíos que incluyen enormes presiones de demanda, complicaciones de suministro, graves problemas ambientales causados por la producción y consumo de energía, y atraso tecnológico”, dijo Xi.

El presidente indicó en un encuentro de funcionarios del Partido Comunista gobernante que China, la nación que más energía consume en el mundo, necesita “restringir el consumo energético irracional” e imponer controles sobre el uso de la energía en general, señaló Xinhua.

China ya se ha comprometido a controlar el uso de la energía en general y dijo en su plan 2011-2015, para el sector energético, que buscaría reducir el consumo total hasta dentro de los 4.000 millones de toneladas de carbón para el 2015.

No obstante, la meta no es obligatoria y aún es un 23 por ciento más alta de lo consumido en 2010.

Xi también instó a una revolución en el suministro, que consistiría en la diversificación de China hacia fuentes de energía por fuera del carbón.

Actualmente, ese recurso satisface casi dos tercios de la demanda energética primaria total y el país apunta a reducirlo a menos del 65 por ciento a fin de año.

El presidente chino también dijo que Pekín necesitaba fortalecer la cooperación con las grandes regiones productoras de gas y petróleo del mundo, como Oriente Medio, Asia central, América y África, y también mejorar su capacidad de almacenamiento y distribución de ambos recursos.

Xi llamó además a la aceleración del programa de desarrollo de un reactor nuclear en la costa este de China.

Nidaa Bakhsh
Bloomberg con Reuters

 

Siga bajando para encontrar más contenido