Petróleo de Texas comienza 2015 bajando hasta los US$ 52,69

Al término de la primera sesión del año en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero próximo, el mes de referencia, bajaron 0,58 dólares respecto al cierre del miércoles.

Petróleo

BLOOMBERG

Petróleo

Internacional
POR:
enero 02 de 2015 - 08:19 p.m.
2015-01-02

El precio del petróleo de Texas (WTI) siguió su tendencia descendente en el primer día de 2015 y bajó este viernes un 1,08 %, hasta los 52,69 dólares el barril.

Al término de la primera sesión del año en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero próximo, el mes de referencia, bajaron 0,58 dólares respecto al cierre del miércoles, después del día festivo de Año Nuevo.

El precio del petróleo de Texas, de referencia en EE. UU., viene cayendo con una tendencia clara desde fines de septiembre pasado, en medio de señales de un exceso de oferta de los productores.

Por su parte, los contratos de gasolina para entrega en febrero, el mes de referencia, se mantuvieron estables en 1,42 dólares el galón, mientras que los de gasóleo de calefacción para entrega ese mismo mes bajaron 4 centavos y cerraron en 1,79 dólares el galón.

Finalmente, los contratos de gas natural para entrega en febrero, también de referencia, subieron 11 centavos y terminaron en 3 dólares por cada mil pies cúbicos.

TAMBIÉN BAJÓ EL CRUDO BRENT

Por su parte, el barril de crudo Brent para entrega en febrero cerró este viernes en el mercado de futuros de Londres en 56,42 dólares, lo que supone una caída del 0,7 % respecto al término de la sesión anterior.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, acabó la sesión en el International Exchange Futures (ICE) con una bajada de 40 centavos de dólar respecto a la última negociación, cuando finalizó en 56,82 dólares.

El precio del barril de Brent, que abrió esta jornada al alza a 57,42 dólares, se abarató el año pasado un 48,7 % y registra caídas desde hace seis meses ante el exceso de oferta y la reticencia de los países productores a rebajar su producción.

EFE